Cirugía plástica y autoestima

feliz“Si la providencia divina nos concedió la plástica regeneradora, naturalmente será para que podamos valorizar, cada vez más, el vehículo físico por medio del cual nos radicamos en la tierra”.

Esta afirmación es del siempre recordado médium Francisco Cándido Xavier y expresada durante el programa “Pinga Fogo” (expresión con el sentido de participación de varias personas con la intención de provocar), exhibido en Brasil en diciembre de 1971 por la extinta “TV Tupi”, con altísimos índices de audiencia.

En esa oportunidad, Chico Xavier habló sobre varios temas, dentro de los cuales sobre la visión de los mentores espirituales a respecto de la cirugía plástica. Recientemente, el asunto volvió a ser abordado por el periódico “Folha Espírita” (Hoja Espiritista), que escuchó al gran especialista en cirugía plástica, el médico brasileño Ivo Pitanguy, sobre la preocupación del mundo actual con la belleza física y la vanidad.

“Estamos viviendo un momento donde se rinde un culto muy exagerado a la juventud, y esto no es sólo en Brasil, se trata de una actitud en todo el mundo. Este culto está dentro del comportamiento de ofertas en los cosméticos, alimentos y otros productos a ser vendidos. En mi concepto, este procedimiento está completamente errado pues el joven de hoy será el anciano del mañana. En realidad, creo que este periodo es una fase transitoria, pues el ser humano tiene que vivir dignamente cada momento de la vida. La juventud es tan buena que su único problema, según el filósofo Bertrand Russel, es que es dada a los jóvenes, que no tienen capacidad de apreciarla” – dice el médico.

Explicando que la cirugía plástica busca remediar las malas formaciones y deformidades que afligen al ser humano y que tienden a disminuir su autoestima, el entrevistado afirmó que el momento de recorrer a este recurso ocurre cuando la persona no se siente bien consigo misma, no aceptando su propia imagen. “Nadie quiere ser diferente, puesto que al ser igual a su prójimo él será aceptado en su medio. La cirugía puede traer nuevamente la alegría de vivir en paz con su imagen” – declaró Ivo Pitanguy, agregando que tanto en su clínica particular así como en la Santa Casa de Misericordia, en Río de Janeiro, lidia con pacientes de diferentes clases sociales, y que sin embargo, todos tienen en común las mismas ansiedades.

Sobre los riesgos de ese tipo de tratamiento, esclarece que la cirugía plástica es una especialidad sujeta a sinsabores imponderables, como cualquier otra. “Buscamos siempre cercarnos de todas las precauciones posibles, pero no somos dioses, no tenemos como garantizar de forma absoluta los resultados finales. (…) Cuando acontece lo imponderable, la falta de conforto y la desolación son enormes, tanto para el cirujano cuanto para los familiares”. Finalmente, preguntado cual era su opinión sobre la unión de la Medicina y la Espiritualidad, declaró: “Uno de los principales papeles de la Medicina es mostrar que no existen enfermos y sí enfermedades. Cuando el diagnóstico es realizado, se comprende únicamente la parte somática y la parte anímica, que se entrelazan. Conocemos innúmeros casos de cura inexplicables desde el punto de vista de la ciencia, lo que nos muestra el lado espiritual, la fuerza de la fe. Debemos, por lo tanto, unir los conocimientos científicos con el desenvolvimiento síquico y espiritual del paciente”.

La materia de la “Folha Espírita” cita, también, un pronunciamiento de Chico Xavier incluido en el libro “Lecciones de Sabiduría”, de “FE Editora”, sobre el asunto. En él afirma el médium: “Pienso, junto con los amigos que se comunican conmigo, que no toda prueba debe perdurar durante toda la existencia. Llegará un momento en el cual esta prueba puede ser eliminada o por lo menos renovada para el bien, reformada para la felicidad de la criatura. La cirugía plástica regeneradora es una ciencia que llega en nuestro propio beneficio, porque muchos necesitamos de rostro más atractivo, más compuesto, de piernas fuertes, y hasta de otros señales morfológicos del cuerpo correctos, para poder cumplir bien la tarea. Una amiga, que es modelo, gana la vida para sustentar al esposo, que está en un sanatorio. ¿Por qué razón impedir que ella haga una cirugía plástica de los senos, cuando estos están con algún defecto?

Aún relacionada a la entrevista en la “TV Tupi”, anteriormente mencionada, sobre la plástica regeneradora, Chico Xavier declaró: “Esta operación, con orientación médica, es un factor con grandes estímulos psicológicos para que la alegría de vivir no se pierda en nuestros corazones y para que podamos trabajar con más interés, con deseos de servir más y mejor en nuestra vida para el bien de todos. La plástica regeneradora es muy legítima, tanto como la geriatría y la gerontología, que llegaron al mundo por las manos de la ciencia, para que, después de los 40 años, sepamos también recorrer el periodo de la madurez con la salud que podamos disfrutar. Porque no debemos ambicionar el suicidio prematuro por medio de la inercia o abandono de nuestra presentación personal”.

La entrevista completa puede ser leída en la edición de enero del periódico “Folha Espírita”, publicación de “FE Editora Jornalística” (Av. Pedro Severino Júnior, 325 – São Paulo – SP – 04310-060 – Brasil – teléfono (11) 5585-1977).

Revista Sei»

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.