Marcas

Emmanuel-chicoxavier“Desde ahora nadie me moleste, porque traigo en mi cuerpo las marcas del Señor Jesús.” – Pablo (Gálatas, 6:17)

Todas las realizaciones humanas poseen marca propia. Casas, libros, artículos, medicamentos, todo exhibe una señal de identificación a los ojos atentos. Si semejante medida es aprovechada en la ley de uso de los objetos transitorios, no se podría sustraer en el mismo principio, en la catalogación de todo lo que se refiera a la vida eterna.

Jesús posee igualmente las señales de Él. La imagen utilizada por Pablo de Tarso, en sus exhortaciones a los gálatas, puede ser más extensa.

Las marcas de Cristo no son sólo las de la cruz, sino también las de su actividad en la experiencia común. En cada situación, el hombre puede revelar una demostración del Divino Maestro. Jesús suministró patrones educativos en todas las particularidades de su paso por el mundo.

El Evangelio nos lo presenta en los más diversos cuadros, junto al trabajo, a la simplicidad, al pecado, a la pobreza, a la alegría, al dolor, a la glorificación y al martirio. Su actitud, en cada posición de la vida, señaló una nueva línea de conducta para los aprendices. Todos los días, por tanto, el discípulo puede encontrar recursos de destacar sus acciones más comunes con los registros de Jesús.

Cuando termine cada día, pasa revista a las pequeñas experiencias que compartiste en el camino vulgar. Observa las señales con que marcaste tus hechos, recordando que la marca de Cristo es, fundamentalmente, aquella del sacrificio de sí mismo para el bien de todos.

Espíritu Emmanuel
Médium Francisco Cándido Xavier
Del libro “Viña de luz”

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.