Reflexiona y ora

Los días son difíciles, reflexiona y ora.

Las compañías son complejas, reflexiona y ora.

Los problemas familiares te asfixian, reflexiona y ora.

Siempre reflexiona y ora, porque muchos, si en vez de comenzar con agresiones verbales reflexionáramos y después oráramos, nos daríamos cuenta que la calma sería la mejor alidada para ver todos los puntos de vista de esos problemas, y nos daríamos cuenta como reaccionamos de una mejor manera.

Siempre tenemos que controlar nuestra manera de actuar en frente de esos problemas, porque la calma al reflexionar y orando, siempre entenderíamos las situaciones de mejor manera, por eso, antes de dejarnos llevar por los acontecimientos entendamos que la mejor manera de hacer, es justamente la calma.

Así que reflexionemos ante los problemas y oremos para que tengamos la protección del Padre, pues los pensamientos que se elevan al Padre, en cualquier problema sea lo que sea, siempre veremos todos sus puntos más claros.

Oremos siempre ante todo y aprendamos del Maestro Jesús.

Espíritu Rafael

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.