Pruebas de la existencia de Dios

La prueba de la existencia de Dios se encuentra en esta máxima: «No hay efecto sin causa». Hay una inmensidad de efectos, cuya causa está por encima de la humanidad. Esos efectos no se producen al acaso, pues del más pequeñito insecto o semilla hasta la ley que rige a los mundos que circulan en el espacio todo atestigua una causa soberanamente inteligente. Partiéndose del principio de que todo efecto inteligente deriva de una causa inteligente, y no encontrando esa causa en la humanidad, ella debe derivar de una inteligencia superior, quiera que la llamemos por los nombres de Dios, Jehová, Alá, etc.

Hay un proverbio que dice: «¡Por la obra se reconoce al autor!». Dios no se muestra, pero se revela por sus obras. El Universo no puede tener como causa primaria al acaso, ni las propiedades íntimas de la materia, que también tuvieron una causa. El acaso es ciego y no puede producir efectos inteligentes. Un acaso inteligente ya no sería acaso. Dudar de la existencia de Dios, es negar que todo efecto tiene una causa y aceptar que la nada puede hacer alguna cosa. El hombre no podrá percibir a Dios con los órganos materiales, que no son propios para percibir la esencia de las cosas. Solamente por el alma podrá tener la percepción de Dios. Pero, los espíritus esclarecen que la visión a Dios es una facultad de las almas purificadas.

Atributos de la Divinidad

El hombre no puede percibir la naturaleza íntima de Dios porque le falta el sentido propio, que se adquiere por la completa depuración espiritual. Aunque, si no puede penetrar en la esencia de Dios, desde que acepte su existencia, puede el hombre, por el raciocinio, llegar a conocerle los atributos necesarios, ya que, viendo lo que él absolutamente no puede ser, sin dejar de ser Dios, se deduce de ahí lo que él debe ser. Sin comprender los atributos de Dios imposible sería comprender la obra de la creación. Es por no haberse basado en eso que la mayoría de las religiones erró.

Las que no le atribuyeron la omnipotencia imaginaron muchos dioses, las que no le atribuyeron la soberana bondad lo hicieron un Dios ocioso, colérico, parcial y vengativo. En la infancia de la humanidad el hombre lo confunde con la criatura, cuyas imperfecciones le atribuye; en la medida que en él se desenvuelve el sentido moral, penetra mejor en la esencia de las cosas y hace una idea más justa de la Divinidad, mismo que incompleta, pero más conforme a la sana razón. Conforme la doctrina espírita, los atributos de Dios son los siguientes: Dios es la suprema y soberana inteligencia; es eterno; infinitamente perfecto; es inmutable; es inmaterial. Dios es único, omnipotente, soberanamente justo y bueno.

En filosofía, en moral, en religión, sólo hay de verdadero lo que no se aleje, ni una tilde de las cualidades esenciales de la Divinidad. Toda la creencia, teoría, principio o dogma que esté en contradicción con un solo de esos atributos, que tenga, no tanto a anularlo, sino simplemente a disminuirlo, no puede estar con la verdad.

Mensaje traducido por el Grupo Maria de Nazareth de Santiago de Chile

2 comentarios en “Pruebas de la existencia de Dios”

  1. Mi nombre es Clara Roman-Odio. Soy profesora en Kenyon College y estoy haciendo una investigación sobre el espiritismo de las mujeres puertorriqueñas. Estoy buscando la “Colección de comunicaciones de Juanit Baldoni” que entiendo fueron publicadas en en “Luz espiritual.” Podrían ayudarme. Crecí en una familia espírita.

    Responder
    • Hola, lo cierto es que no tenemos nada o tenemos poco del espiritismo de Puerto Rico, sin embargo, en esta web, que es también de Puerto Rico, podrás preguntar allí sobre esta información, aquí te dejo el enlace https://www.educacionespirita.com/ Espero que te sirva de ayuda, un abrazo y animo para tu gran trabajo.

      Responder

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.