Las ciudades de vidrio

El fin del período bélico.

Saulo Gomes: Luis Lopes, que es nuestro compañero de TV- Globo, formula esta pregunta:

Nuestra humanidad asiste en este momento al lance más dramático de la carrera espacial “Apolo 15” se encamina hacia la Luna. ¿Acreditan los maestros espirituales de Chico Xavier que aún en nuestra actual civilización el hombre podrá entrar en contacto con civilizaciones de otros planetas?

Chico Xavier: Estamos subordinando la respuesta al mismo criterio con que fue estructurada la información para nuestra estimada entrevistadora que habló sobre la Nueva Era. Si no entramos en una guerra de exterminio en los próximos 50 años, entonces nosotros podemos esperar realizaciones extraordinarias de la ciencia humana partiendo de la Luna. Entonces dice nuestro Emmanuel, que está presente, que cuando Cristóbal Colón deambulaba por las cortes europeas, pidiendo socorro para descubrir un camino más fácil para las indias, mucha gente consideró el programa de él como absolutamente inútil para la humanidad, que aquello era un desperdicio inocuo y que iría a pesar en el presupuesto de cualquier pueblo, hasta que él consiguiese el apoyo de Fernando e Isabel, los entonces soberanos de Castilla.

Pero hoy nosotros sabemos, después de casi 5 siglos cuál es la importancia del hecho. Entonces nosotros no podemos, también, acusar a nuestros hermanos que se están dirigiendo hacia la Luna para investigaciones que deben ser consideradas, tal vez con la tranquilidad para una sociedad más pacífica en la Tierra, porque, si no entramos, por ejemplo, en un conflicto de proporciones inmensas, entonces en la Luna es posible que el hombre construya las ciudades de vidrio, las ciudades-estufas, donde científicos puedan establecer puntos de apoyo para la observación de nuestra Galaxia. Esas ciudades no son sueños de la ciencia, esas ciudades, naturalmente, con mucho sacrificio de la humanidad terrestre, pueden ser hechas y probablemente –digamos- se va a obtener nitrógeno y oxígeno y usinas de aluminio y formaciones de vidrio y materia plástica en la propia Luna para la construcción de esos reductos, producto de la ciencia terrestre y probablemente el agua proporcionada por el proprio suelo lunar. Entonces, tendremos, quién sabe, de entrar en contacto con otras comunidades de nuestra Galaxia. Entonces vamos, definitivamente, a encerrar el período bélico en la evolución de los pueblos terrestres, porque vamos a comprender que hacemos parte de una sola familia universal, que no somos el único mundo creado por Dios.

El propio Jesús a quien reverenciamos como Nuestro Señor y Maestro, dice: “Hay muchas moradas en la casa de mi Padre”. Por tanto, nosotros precisamos prestigiar la paz de los pueblos, la tranquilidad de todos con el respeto de todos, con la veneración máxima por la ciencia para que podamos gozar esos beneficios en un futuro, tal vez más próximo que remoto, si nosotros hacemos por merecerlos.

Participación de Chico Xavier en el programa Pinga Fogo de la Tv TUPI Traducción realizada por Luis Eduardo Rincón Gómez Barrancabermeja (Colombia) 2009

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.