La luz de la oración

Siempre que sea posible báñate con la luz de la oración.

Haz espacios mentales y busca las fuentes de la vida, donde hallarás energías puras y paz.

Todos los santos y místicos que alteraron el ritmo moral de la Humanidad para mejorar, en Oriente como en Occidente, son unánimes en aconsejar la oración como el recurso más eficaz para preservarse o conquistarse la armonía íntima.

Jesús mantenía la convivencia amiga con los discípulos y el pueblo, sin embargo, reservaba momentos para conversar con Dios a través de la oración, exaltando la excelencia de esos coloquios sublimes.

Por Joanna de Ângelis

Médium Divaldo Pereira Franco
Extraído del libro «Vida Feliz»

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.