Padres anticuados

1) Tengo una relación complicada con mis padres. Vivimos en desacuerdo. ¿Fuimos enemigos en el pasado?

La dificultad no está en el reencuentro de enemigos del pasado que hasta puede pasar. Pero básicamente se sustenta en nuestros desencuentros con la comprensión.

2) ¿Cómo cultivar comprensión si no hay la misma dedicación de su parte?

Quien ejercita la comprensión solamente cuando hay reciprocidad aun no conquistó el don de comprender.

3) El mayor problema es el conservadorismo de ambos. Tienen ideas estrictas, retrógradas… No las soporto.

Tal vez lo que te parece retrógrado es solamente una visión más prudente, inspirada en la experiencia. Ya tuvieron tu edad y desean evitar que incurras en los mismos engaños que cometieron.

4) ¿Y si no estoy interesado? ¿No tengo el derecho de desarrollar mis propias experiencias sin la intromisión de los viejos?

Seguro, cuando seas emancipado. Mientras te mantengan ellos, dándote casa, comida, ropas, escuela, tienen el derecho inalienable y más… el deber de indicarte los caminos que les parezcan más correctos.

5) ¿No tengo derecho a la autoafirmación? Quiero sentirme gente, con la libertad de ser yo mismo.

No confundas rebeldía con autoafirmación. Esta se subordina más al ajuste de nuestros valores íntimos con el cultivo de la reflexión y mucho menos a las iniciativas contestatarias.

6) Me parece intolerable tener gente controlándome la vida, diciéndome qué debo hacer.

Entonces te tienes que mudar a una isla desierta. En cualquier relación humana hay reglas, leyes, normas… Hay una jerarquía a ser observada, involucrando el hogar, la escuela, la profesión, la sociedad.

7) ¿Qué debo hacer para mejorar nuestra relación?

Prueba concordar con sus padres, rendirles cuentas de tus actos, pedirles orientación. Te sorprenderán los resultados.

8) ¿Y qué no debo hacer?

Nunca les exijas nada. Tus padres pueden no ser los mejores del mundo, pero estate seguro de que son aquellos que te mereces. Y sin ellos no estarías cosechando los beneficios de la reencarnación. Se lo debes.

Capítulo 11 del libro “Não Pise na Bola” (1)

(1) La expresión significa “No metas la pata”. Nota de la traductora
Richard Simonetti.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.