Pactos de muerte

1-Quién no ha oído hablar de amantes que, por culpa de la frustración de sus ganas de unión, firman un pacto de muerte, partiendo juntos hacia el suicidio. ¿Se reencontraran en el Mundo Espiritual?

Pobres infelices, ¡ingenuos en su pretensión! Además de atormentados por aflicciones superlativas, propias del suicidio, tendrán el mayor dolor de sentirse solitarios, sin la deseada unión.

2-Digamos que eran almas afines, viviendo un grande amor. ¿Incluso así quedarán separados?

Será la mayor carga del pacto de suicidio. Ambos se dirigirán a regiones del umbral, y quedarán tan envueltos por el sufrimiento, que no tendrán tiempo ni disposición para pensar en el ser amado.

3-Si el amor que los une es verdadero ¿tendrán la oportunidad de reencontrarse en una nueva existencia?

Sí, pero con la suma de problemas físicos y espirituales oriundos del suicidio, y es bien probable que vuelvan a encontrarse frente a la misma situación que motivó su fuga, la imposibilidad de una deseada unión.

4-¿No sería más fácil estar juntos, para ayudarse mutuamente?

Es necesario considerar que, situaciones de un amor imposible guardan relación con problemas del pasado. Surgen como elementos de madurez y rescate para los dos. Hasta que se dispongan a enfrentar sus frustraciones afectivas, convivirán con la imposibilidad de realizar sus anhelos de unión.

5-¿Y cuando uno de los cónyuges, inconformado con la muerte del compañero, pretende morir para reencontrarlo?

Decisión desastrosa, que revela total desconocimiento de la vida espiritual. Como suicida, él encontrará apenas los dolores superlativos resultantes de la autoagresión, en situación mucho peor que la separación transitoria del compañero. Y complicará el futuro de ambos, ya que el cónyuge también sufrirá con su dolor, acompañando, desolado, su caída en el abismo.

6-¿Podrá él hacer algo en beneficio del suicida?

Si los lazos que los unen son fuertes y sinceros, desarrollará ingentes esfuerzos, buscando ayudarlo a levantarse, moviendo la colaboración de benefactores espirituales. Ciertamente estará dispuesto incluso a acompañarlo en la reencarnación.

7-¿Volverán a unirse como marido y mujer?

Es difícil definir cuál será la naturaleza de la relación entre ambos. Teniendo en cuenta que el suicida tenderá a nacer con graves secuelas físicas o mentales, será más probable que se reencuentren unidos por los lazos de la consanguinidad, padre o madre e hijo, hermanos… Lo cierto es que el cónyuge más esclarecido actuará como auténtico enfermero del suicida. Serán experiencias en común que podrán prolongarse por varias existencias, exigiendo de su parte renuncia, sacrificio y disposición de servir.

8-En la India, en épocas remotas, por tradición, la esposa se dejaba consumir por las llamas, junto con al cadáver del marido. En tal situación, ¿podríamos considerarla una suicida?

Ese se dejaba» no corresponde a la realidad. Ella eras obligada a hacerlo. Se trataba de una bárbara costumbre, inspirada en la idea de que la mujer debería acompañar al marido en el viaje de retorno a la vida espiritual. Mera víctima, no podría asumir responsabilidad, aunque pudiese enfrentar las dificultades relacionadas con la muerte violenta.

Richard Simonetti
Extraído del libro «Suicidio todo lo que usted necesita saber…”

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.