Acción de los espíritus en los fenómenos de la naturaleza

536 Los grandes fenómenos de la naturaleza, los que se consideran como una perturbación de los elementos, ¿se deben a causas fortuitas o tienen un objeto providencial?

«Todo tiene su razón de ser, y nada acontece sin permiso de Dios.»

– ¿Estos fenómenos tienen siempre al hombre por objeto?

«A veces tienen una razón directa de ser para el hombre, pero a menudo no tienen otro objeto que el restablecimiento del equilibrio y de la armonía de las fuerzas físicas de la naturaleza.»

– Concebimos perfectamente que la voluntad de Dios sea la causa primera en esto como en todas las cosas; pero, ¿cómo sabemos que los espíritus tienen acción en la materia y que son agentes de la voluntad de Dios, preguntamos si algunos de ellos ejercen una influencia determinada en los elementos para agitarlos, calmarlos o dirigirlos?

«Claro es que no puede ser de otro modo. Dios no se entrega a una acción directa en la materia y tiene sus agentes en todos los grados de la escala de los mundos.»

537 La mitología de los antiguos está completamente fundada en las ideas espiritistas con la única diferencia de que aquéllos veían divinidades en los espíritus y nos representaban aquellos dioses o, espíritus con atribuciones especiales, de modo, que unos estaban encargados de los vientos, otros del rayo, éstos de presidir a la vegetación, etc.; ¿está destituida de fundamento esta creencia?

«Está tan poco destituida de fundamento como lejana aún de la verdad»

– ¿Por la misma razón podría, pues, haber espíritus que habitan en el interior de la tierra y presiden a los fenómenos geológicos?

«Esos espíritus no habitan realmente en la tierra, sino que presiden y dirigen los fenómenos según sus atribuciones. Algún día tendréis la explicación de todos esos fenómenos y los comprenderéis mejor»

538 Los espíritus que presiden los fenómenos de la naturaleza forman una categoría especial en el mundo espiritista, ¿son seres excepcionales o espíritus que han estado encarnados como nosotros?

«Que lo están o lo han estado.»

– ¿Esos espíritus pertenecen a los órdenes superiores o inferiores de la jerarquía espiritista?

«Dependen de que sus funciones sean más o menos materiales o inteligentes. Los unos mandan, los otros ejecutan, y los que ejecutan las cosas materiales son siempre de orden inferior así entre los espíritus, como entre los hombres»

539 Para la producción de ciertos fenómenos, las tempestades, por ejemplo, ¿obra un espíritu solo o se reúnen en masas?

«En innumerables masas.»

540 Los espíritus que ejercen acción en los fenómenos de la naturaleza, ¿obran con conocimiento de causa, en virtud de su libre albedrío, o por un impulso instintivo e irreflexivo?

«Los unos, sí: los otros, no. Pongamos una comparación: Figúrate esas miríadas de animales que paulatinamente hacen surgir de los mares islas y archipiélagos, ¿crees que no hay en ello un fin providencial y que semejante transformación de la superficie del globo no es necesaria a la armonía general? Aquéllos, empero, no son más que animales del ínfimo grado que realizan tale cosas, proveyendo a sus necesidades y sin sospechar que son instrumentos de Dios. Pues bien; de la misma manera son útiles al conjunto los espíritus más atrasados. Mientras se ensayan para la vida y antes de tener plena conciencia de sus actos y de su libre albedrío, obran en ciertos fenómenos cuyos agentes son a pesar suyo. Lo hacen así al principio, y más tarde, cuando esté más desarrollada su inteligencia, ordenarán y dirigirán las cosas del mundo material, y más tarde aún, podrán dirigir las del moral. Así todo sirve, todo se encadena en la naturaleza desde el átomo primitivo hasta el arcángel, que a su vez ha empezado por el átomo. Admirable ley de armonía cuyo conjunto no puede apreciar vuestro espíritu limitado.»

Allan Kardec

Traducido por José María Fernández Colavida
Extraído del “Libro de los Espíritus”

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.