Hereditariedad moral

1- ¿Hay algún componente moral en la herencia genética?

Los investigadores jamás descubrieron ninguna indicación de que los genes transmitan algo de los padres en la formación del carácter de sus hijos.

2- ¿Cómo dice el dicho “hijo de pez, pececito es?

Podemos encontrar criminales con hijos bandidos, pero eso no guarda ninguna relación en el aspecto moral, somos herederos de nosotros mismos, de nuestras experiencias y tendencias cultivadas en existencias pasadas.

3- ¿Cómo explicar, entonces, que padres e hijos tengan, normalmente, comportamiento semejante?

Podemos encontrar criminales con hijos bandidos, pero eso no guarda ninguna comprobada relación con la genética. Particularmente en el aspecto moral, somos herederos de nosotros mismos, de nuestras experiencias y tendencias cultivadas en existencias pretéritas. De esta forma, el bandido puede tener un hijo marginal no por herencia, sino porque ambos cultivaron la delincuencia en el pasado.

4- ¿Por qué los mentores espirituales permiten que se reúnan en el hogar Espíritus con la misma vocación para el crimen, influenciándose recíprocamente?

Digamos que ellos se merecen. No sería justo, salvo por problemas kármicos o ejercicio de solidaridad, localizarlos en el seno de familias ajustadas, en un estado superior de desarrollo moral, para causarles problemas.

5- ¿Cuál es el provecho de una experiencia de ese tipo, que les estimulará las mismas tendencias?

Estarán sujetos a sanciones divinas. Enfrentarán aflicciones y angustias, bajo la égida de la ley de causa y efecto, haciendo que se dirija contra ellos el mal que extienden alrededor de sus pasos. La delincuencia siempre impone penosos impuestos de dolores y aflicciones a aquellos que se comprometen con ella.

6- Acabarán con su rebeldía…

Sin duda. Las lecciones se repetirán incesantemente, existencia tras existencia, hasta que aprendamos lo fundamental: vivir como hijos de Dios, respetando las leyes divinas.

7- ¿Cómo queda un Espíritu que ya conquistó el discernimiento, que cultiva la verdad y la honestidad, cuando reencarne entre criminales?

Si esos valores no fueron superficiales, si realmente los asimiló, no será afectado por el ambiente, ni inducido a un comportamiento antisocial, no compatible con su manera de ser.

8 – El superior no sería influenciado por el inferior…

No sólo eso. El superior acaba influenciando al inferior. Espíritus así se convierten en modelo para padres y hermanos, induciéndolos a reconsiderar el propio comportamiento. Los grandes misioneros son los ejemplos mayores. Actuando en un medio hostil, superan influencias negativas y se sitúan por delante de su tiempo, iniciando movimientos de renovación para la Humanidad.

Richard Simonetti
Extraído del libro «Reencarnación todo lo que usted necesita saber»

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.