Característica espírita

El compañero que se cuenta en el censo de la Nueva Revelación no puede vivir de un modo diferente a los de más, sin embargo, es llamado por su conciencia a imprimir a sus actos la característica que le indica su convicción espírita.

Trabaja – no a la manera de una noria consciente a la que permanece atado por la cuerda de su ambición desmedida, aniquilándose sin ningún provecho, Actúa construyendo.

Gana – no para retener el dinero o los recursos de la vida con fines usurarios. Posee auxiliando.

Estudia – no para convertir su personalidad en una vitrina de condecoraciones académicas, sin ningún valor para la humanidad. Aprende sirviendo.

Predica – no para consagrarse en torneos de oratoria y elocuencia convirtiendo la tribuna en un supuesto altar de su endiosamiento. Habla edificando.

Administra – no para ostentar su poder en los círculos sociales sin respetar la responsabilidad que pesa sobre sus hombros. Dirige obedeciendo.

Instruye – no para transformar a los aprendices en ovejas a las que somete a una constante esquila, sacando de ellos retribuciones y ventajas económicas y sociales. Enseña ejemplificando.

Escribe – no para exhibir pomposamente su conocimiento del diccionario o rendir homenajes a las extravagancias de los escritores que hacen de la literatura una complicada escalera que utilizan para subir ellos solamente. Escribe ennobleciendo.

Cultiva la fe – no con la intención pretenciosa de asir el cielo teológico por medio de un éxtasis inoperante, comparando falsamente a Dios con un tirano amoroso afectado de caprichos y privilegios. Cree realizando.

El espírita vive como los demás, pero en todas las manifestaciones de la existencia está llamado a servir al prójimo a través de sus acciones.

Espirita André Luiz

Médium Francisco Cândido Xavier
Extraído del libro «Opinión Espirita»

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.