Acróstico

Lentamente apareció
anhelante peregrino
notó sombra en el camino
oró un instante y siguió
bello, gracioso y gentil
levanta un árbol su frente
en cuyas ramas, doliente
duerme el céfiro de abril.

Una flor pálida y sola
que al pie del árbol crecía,
una hoja seca escondía
en su plegada corola:
su martirio y su dolor
al árbol lástima dieron,
diciéndola, ¿Qué te hicieron
en el mundo, pobre flor?

Aquilón fiero y cruel
lastimó tus blancas hojas;
borrar quiero tus congojas,
abrazándote en mi vergel.
La providencia, señora,
es el lento peregrino,
vos, el árbol del camino
yo, la flor que triste llora.

Amalia Domingo Soler

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.