La decisión de ser feliz

Empéñate al máximo para hacer tu vida agradable a ti mismo y a los otros. Es importante que todo lo que hagas presente un significado positivo, motivador de nuevos estímulos para proseguir tu existencia, que debe estar caracterizada por experiencias enriquecedoras. Si las personas que te rodean no concuerdan con tu opción de ser feliz, no te descorazones y, sin agresión alguna, continúa generando bienestar. Eres la única persona con la que contarás para estar contigo desde la cuna hasta el túmulo, y después de él, como resultado de tus actos….

Generar simpatía y producir estímulos optimistas en ti mismo, representa un crecimiento en ti mismo, representa un crecimiento emocional significativo: la madurez psicológica en pleno florecimiento. Es relevante que tu comportamiento produzca un intercambio agradable y cariñoso con las demás personas. No obstante, de no complacerte, se transformará en un tormento que te inducirá a actitudes perturbadoras, deshonestas. Tus cambios y actitudes afectan a aquellos con quienes convives. Por lo tanto, es natural que, a medida que te acercas a la plenitud, te brinden a cambio más recursos para que generes tu propia alegría. Todos los grandes líderes de la Humanidad lucharon hasta llegar a su meta – alcanzar lo que habían elegido como felicidad, como fundamental para la continua búsqueda.

Buda renunció al confort principesco para conseguir la iluminación.

Mahoma sufrió persecuciones y permaneció indómito hasta lograr su objetivo.

Gandhi fue llevado a prisión innumerables veces, sin reaccionar, fiel a los planes de no-violencia y de libertad para su pueblo.

Y Jesús prefirió la cruz infamante antes que cambiar su comportamiento determinado por el amor.

Todos los que anhelan integrarse con la Conciencia Cósmica generan al mismo tiempo simpatía y animosidad en el mundo, enfrentándose generalmente con los sentimientos desencontrados de los otros, aunque fieles a sí mismos – con quien siempre cuentan, al igual que, naturalmente, con Dios. Cuando se elige una existencia enriquecida con paz y bienestar, no está eximido del sufrimiento, de las luchas, las dificultades que aparecen. Por el contrario, éstos siempre surgen como desafíos perturbadores que la persona debe enfrentar, sin perder el rumbo ni alterar el placer que experimenta en la preservación del comportamiento elegido. De ese modo, transforma los estímulos aflictivos en contribuciones positivas, sin lamentarte, sin sufrir, sin desistir.

Quien en la lucha ve tan sólo sufrimiento, posee una conducta patológica y necesita del tratamiento adecuado. La vida es una bendición y debe mantenerse saludable, alegre, promisora, aun cuando se encuentre bajo la imposición liberadora de pruebas y expiaciones. Si tornas tu vida agradable, serán fructíferos y llenos de sol todos tus días.

&&&&

El psiquismo divino fluye a través de mí. Dios me sustenta y me conduce todos los días de mi vida. Existe un flujo y reflujo de fuerza que recorre mi ser y me impulsa a proseguir. De mí depende coordinar los movimientos, elegir la meta y avanzar. Si me someto a esa fuerza vital todo me resulta accesible, y podré llegar al buen término de mis aspiraciones, en paz.

&&&&

Espíritu Joanna de Angelis

Médium Divaldo Pereira Franco
Extraído del libro «Momentos de salud»

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.