Optimismo

“El espíritu es siempre él, antes, durante y después de la encarnación; esta no es más que una fase especial de su existencia.”

LA GÉNESIS – Capítulo 11º – Ítem 22.

Desalentado, te dejas envolver por los vapores peligrosos del pesimismo, como si el mensaje de la vida valiosa en todas partes hubiese callado su voz. Como te encuentras, enfermarás indudablemente.

En los reductos sombríos proliferan más abundantemente arácnidos y gusanos peligrosos.

Pesimismo es mortaja característica para quien se complace en las tinieblas de la ignorancia de la vida.

Anteojeras, limita la visión, imposibilitando el conocimiento y la bendición del paisaje.

Es necesario combatir la depresión que se origina en las fibras dilaceradas de la amargura, madre donde se desarrollan muchos males.

El pesimista contamina a aquellos con quien vive y empedernece los sentimientos, demorándose indiferente a todo. Deprecia y combate las aspiraciones ajenas y las ajenas realizaciones.

Ególatra, se inmoviliza, y, circunscrito a lo que piensa, casi siempre erradamente, esparce los miasmas que lo vencen, diseminando dolor y sospecha.

Si te encuentras en el pórtico sombrío de la inquietud bajo la amenaza del descrédito, para a meditar en la grandeza del Padre Creador.

¡Según algunos concepcionistas modernos, si se retirasen de la Tierra los espacios vacíos de que se constituye, esta quedaría reducida a una esfera con solo ochenta metros de radio! Y si la misma operación fuese hecha en un hombre que pesase setenta quilos, este quedaría reducido a una partícula invisible al ojo, pero ¡setenta quilos!…

¡Los fisiologistas calculan que para el milagro de la digestión el estómago dispone de aproximadamente treinta y cinco millones de glándulas!

Los embriologistas esclarecen que “si se pudiesen reunir todos los genes como los cromosomas que los siguen y que dieron origen a la población del Globo” – cerca de tres mil millones de personas – ¡en un solo envase, este no llenaría un dedal de los que utilizan los costureros! Merece, sin embargo, considerar que en cada uno de esos genes ultramicroscópicos se encuentran el carácter moral, la herencia, las líneas de las personalidades, la estructura ósea, la masa orgánica”, apariencia y todas las señales que identificarán al ser adulto, más tarde, por estar impulsados por el espíritu inmortal, aunque sepamos que no es exactamente así… (*)

Los astrónomos informan que en el Universo inmenso y nuestro Sistema Solar es humilde y desconsiderado cortejo de astros. Y citan Alfa de Hércules que, si fuese colocada en el lugar de nuestro Sol, ¡conseguiría con su volumen sumergir el Astro-Rey, Mercurio, Venus, Tierra y sobrepasar la órbita de Marte!…

¡Los entomólogos creen que hay en el Planeta terrestre aproximadamente 700.000 especies de insectos, ya debidamente clasificados!…

Todo nos habla un excelente lenguaje: ¡vida estuante!

Una alegría radiosa invade el pensamiento de quien procura ver y busca entender. En todas las cosas hay un llamamiento vehemente al espíritu humano al respecto del optimismo.

Se revelan los panoramas de la Naturaleza inundada de luz, de actividad vestidos del amor. ¡Armonías extasían!

Se hace necesario romper las amarras del escepticismo y de la tristeza para avanzar.

Optimismo es también confianza y respeto a Dios, nuestro Excelso Padre. En la Obra con que la Divinidad nos ofrece largos vuelos para el pensamiento, el lenguaje de la fuerza del bien vencedor vibra sin interrupción.

No limites tus aspiraciones a los primeros fracasos, ni te limites a los fracasos iniciales. Sigue más allá, en nuevas tentativas, considerando que ningún triunfo precede a la labor y si tal aconteciese, no sería un laurel de victoria legítima, sino una concesión de gloria indebida.

En la labor a que te dedicas, destruye la rutina de tus tareas y da de tu propia persona entusiasmo y alegría a tus quehaceres.

Recondiciona conceptos y situaciones a las realidades del momento en que vives, dilata los recursos de la acción edificante y, optimista, realiza.

Si temes por no concluir el trabajo, recuerda la lección de la vida y déjate conducir por la certeza de que tu deber es este: hacer tu parte, y los resultados en el mañana a Dios pertenecen como su derecho.

(*) “El desarrollo orgánico está siempre en relación con el desarrollo del principio intelectual. El organismo se completa a la medida que se multiplican las facultades del alma. La escala orgánica acompaña constantemente en todos los seres, la progresión de la inteligencia, desde el pólipo hasta el hombre; y no podía ser de otro modo, pues que el alma precisa de un instrumento apropiado a la importancia de las funciones que le competía desempeñar”. LA GÉNESIS capítulo 7º -Ítem 7. –(Nota de la Autora espiritual).

Espíritu Joanna de Ângelis
Médium Divaldo Pereira Franco
Del libro Espíritu y Vida
Traducido por R. Bertolinni

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.