Bendigamos la lucha

La noche del 8 de abril de 1954, tras laborioso esfuerzo asistencial junto a numerosas entidades sufridoras a favor de hermanos obsesos, nuestro respetable orientador Emmanuel ocupó el aparato mediúmnico, transmitiéndonos valiosa lección sobre la lucha como escuela de purificación y perfeccionamiento espiritual.

Amigos míos, bendigamos la lucha. El facón de la poda aumenta la producción de los árboles.

El bisturí determina la extinción de la enfermedad.

La ostra molestada, reacciona fabricando la perla.

En las aflicciones de la dificultad, encuentra el espíritu valiosa transformación.

El trabajo es grano en el granero.

El reposo es herrumbre en la azada.

La piedra recogida sirve para la construcción.

La espina desinfectada cura tumores.

El sudor es pan que alimenta.

La ociosidad es estancamiento que corrompe.

La inercia es paz de los cadáveres.

La herida en buen combate se llama mérito.

La exigencia es débito de mañana.

La humildad es crédito de hoy.

Privilegio es responsabilidad.

Deber común es acceso a la emancipación personal.

Lágrima es limpieza interior.

Hiel es medicamento que cura.

Todo progreso es expansión.

Toda expansión es crecimiento.

Todo crecimiento es esfuerzo.

Todo esfuerzo es sacrificio.

Todo sacrificio es dolor.

Todo dolor es renovación.

Amigos míos, los ojos fueron situados por la Sabiduría Divina en la elevada delantera del cuerpo. Sepamos contemplar el horizonte al frente. Olvidemos las sombras de ayer. A diario somos buscados por las criaturas, situaciones y cosas que buscamos. Busquemos, de ese modo, la lección divina, a fin de que seáis beneficiados por la Divina Lección.

Que el Señor nos bendiga.

Dictado por el espíritu Emmanuel
Médium Francisco Cândido Xavier
Extraído del libro «Instrucciones Psicofónicas» Dictado por Diversos

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.