Ambiciones

“Se sabe que ahora hay espíritus desencarnados que tienen por misión velar por los encarnados de quienes son guías y protectores; que los circundan y penetran con sus efluvios fluídicos; que el hombre obra a veces de una manera inconsciente bajo la acción de estos efluvios.”

LA GÉNESIS – Capítulo 3º – Ítem 14.

Pensamientos de largo alcance vibran en las redes de tu mente, extendiendo planos complejos, teniendo en vista resultados financieros favorables y voluminosos. Para alcanzar la meta de las ambiciones que fulguran en las provincias íntimas, manipulas personas como máquinas, cuidando de todos, objetivando apenas el propio “yo”.

Programas revolucionarios que conceden sumas fantásticas, requieren toda la fuerza de la astucia y penetras el laberinto de las aspiraciones con desmedida avidez, atropellando a aquellos que se oponen, dificultando tu avance.

Asesorado por sicarios desencarnados que te acechan, vengadores, nada observas sino lo que ambicionas, nada quieres sino lo que ves en los sueños que la realidad va a consumir.

La riqueza te parece una de las más importantes metas y te animas en adquirirlas sean cuales sean los medios. Con ella, supones, podrás ayudar, ampliando el servicio de auxilio a los que deambulan sufridores e inertes en los brazos de la miseria y de la aflicción.

Mente clarificada te enriquece de valores que desprecias por otros valores. Si parases a meditar, profundando las razones de tu renacimiento concluirás que pasión idéntica te consumió ayer, cuando resbalaste a través de las fisuras morales que el descuido abrió, asfixiando y malogrando la experiencia carnal…

Providencialmente renaciste en un hogar humilde, convocado a rudas luchas para que las batallas aspérrimas te felicitasen con fuerzas morales el carácter.

La salud que te visita las células es concesión para que puedas, fortalecido, rescatar, evolucionar, edificar.

Más allá de mil favores con que fuiste afortunado desde la cuna, algunos de los cuales, en forma de limitación y dificultad, otros como inteligencia y equilibrio psíquico, recibiste el tesoro espirita que conquistaste, como providencia salvadora, frente a la posibilidad de reincidir en la misma locura de antes. Para, por tanto, mientas no te perturbas ante compromisos más graves.

Retorna al punto de partida con las manos vacías, es cierto, pero de consciencia tranquila.

Ambición desmedida es portal para la locura.

Mira a tu alrededor: todo convida al equilibrio, al respeto a la Ley.

El aire que careces y que no te falta;

La linfa imprescindible y que canta junto a tus necesidades;

El pan generoso e insustituible que se multiplica abundante en el suelo;

El paisaje en fiesta para tus ojos cansados.

Se extienden las bendiciones de Nuestro Padre, al gusano del subsuelo y a las constelaciones, en todas partes.

El reloj de la creación de la vida en la Tierra marca para los hombres solamente algunos minutos transcurridos en relación al torbellino inicial de las construcciones geológicas y de las primeras formas…

No te aceleres por el corredor de la responsabilidad que lleva a la autodestrucción.

Aligera el paso en la aduana y rehaz el camino…

Conocimiento espirita puede ser comparado al anticuerpo excepcional para el virus de la ambición decadente.

Enseñanza espirita es también vigor para el equilibrio mantenerse sereno aun con las vicisitudes.

Nunca estarás a solas en tus luchas de sublimación.

En la certeza de que proseguirás después de la muerte con los valores estimulantes, considera el mensaje espirita y cristiano de la prudencia y del amor, y no te dejes aniquilar por los tormentos de ahora, pues que, más allá de las puertas del huerto de amarguras en que te encuentras, frondas protectoras aguardan por ti y caminos amenos esperan tus pies andarines en la búsqueda sublime de la paz, a semejanza de Aquel que todo cedió para todo poseer.

Espíritu Joanna de Ângelis
Médium Divaldo Pereira Franco
Del libro Espíritu y Vida
Traducido por R. Bertolinni

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.