Los espíritus y el mundo espiritual

Los espíritus constituyen todo un mundo aparte, que preexiste y sobrevive al mundo físico. Pero, estos dos mundos están en constante relación, reaccionan incesantemente uno sobre el otro. Debido al libro Nosso lar y más recientemente, la película, muchas personas piensan que el mundo de los espíritus se localiza en el espacio. En verdad, el mundo espiritual está en todas partes. Los espíritus habitan nuestro planeta, siendo parte, sin que la mayoría se dé cuenta, de nuestro cotidiano. Influencian nuestros pensamientos, comparten sentimientos y emociones y nos inducen a acciones variadas, de altruismo puro a los actos más pueriles e inferiores que el ser humano es capaz de cometer.

Más que eso; “(…) los espíritus son una de las fuerzas de la Naturaleza e instrumentos de que Dios se sirve para la realización de sus designios providenciales (…)” –El libro de los Espíritus, pregunta 87. Pero la libertad de los espíritus varía de acuerdo con el grado de evolución de cada uno. Hay determinadas regiones espirituales en que los espíritus más ligados al plano material no tienen acceso. No sabemos definir el origen del espíritu. Es parte de una realidad que preexiste y transciende a la materia, en sus incontables grados de densidad. Tal vez, lo máximo es, que rarísimas personas consiguen percibir la esencia espiritual por medio de estados ampliados de conciencia, vía meditación.

Los espíritus que orientaron a Kardec intentaron traducir en palabras la “forma” del espíritu, diciendo: “(…) El espíritu es, si se quiere, una llama, un destello o una chispa etérea.”-Libro de los Espíritus, pregunta 88.

Entendiendo que se trata de una analogía, no significando que el espíritu, en esencia, tenga esa forma, pues cualquier forma presupone algún tipo de materia/energía, y espíritu no es materia. El espíritu posee un cuerpo, que podemos definir como energético, vaporoso, sutil, astral… en fin, una especie de cobertura que permite que él se manifieste e interactúa en el medio en que vive. Ese cuerpo, enlaza el espíritu con el cuerpo físico, es llamado de periespíritu. Generalmente, en los seres aun vinculados a nuestro planeta, tienen la misma apariencia del cuerpo físico que el espíritu tenía en la última encarnación. Usted mismo, que está encarnado, posee el periespíritu. Es un cuerpo etéreo; por eso, los espíritus más depurados consiguen moverse a la velocidad del pensamiento, penetrando toda materia. Ellos pueden, inclusive, irradiar su pensamiento para varios puntos, haciéndose presente en todos.

Los espíritus se comunican con nosotros, actuando en nuestro medio de acuerdo con sus posibilidades, al mismo tiempo que mantienen toda una sociedad en el mundo espiritual que se asemeja en mucho con nuestro modo de vivir, conforme la evolución de aquellos que la componen. De esa forma, los espíritus son una realidad muy cercana a nosotros, y pueden traer el amparo o la desgracia de muchos.

Y usted… ¿es consciente de esa realidad espiritual?

Escrito por Victor Rebelo
Extraído de la “Revista Cristã de Espiritismo” Traducido por Jacob

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.