A D. Rafael Joven y González para su canto titulado

Mi juventud

Joven poeta: sigue la carrera
que tu genio brillante te ha trazado.
Se más audaz que el águila altanera,
entrega al viento tu eco apasionado.

Revelas en tu canto un alma ardiente
rica de inspiración y de armonía,
noble y grande ambición tu pecho siente,
ver los despojos de grandeza un día.

Cruza veloz el piélago profundo,
y que puedan tus ojos contemplar
las fértiles llanuras de otro mundo,
que un nuevo sol tu sien pueda abrazar.

Desde la cumbre de elevados montes
contemplar las ruinas silenciosas,
ver otros encendidos horizontes,
montañas y cascadas asombrosas.

Del Vesubio admirar cráter grandioso,
las ruinas de Pompeya y Herculano,
el coliseo de César majestuoso
en Roma, la querida del cristiano.

Ve a Oriente, de entre perlas y rubíes
contemplarás el delicioso harén,
donde vagan lindísimas huríes
más bellas que las sombras del Edén

Describe del Oriente las grandezas,
su molicie y placer que nada inquieta,
o bien cantas las glorias y proezas
de los valientes hijos del Profeta.

Es dulce tu laúd; canta las glorias
de España, su valor y su arrogancia,
cuéntanos de sus reyes cien historias,
hablamos de Sagunto y de Numancia.

¡Joven marino! Alza tu voz brillante
al encontrarle en medio de las olas,
y di como Valdés y Bustamante;
((vencieron en las mares españolas.))

Di como floreció nuestra marina,
describe del Ferrol los arsenales,
como triunfaron Barceló y Gravina
los Pizarros, los Vascos y Nodales

No desmayes, poeta, alza la frente;
olvida de este mundo su mentira,
y consagra tu vida eternamente
a la mujer que adoras y a tu lira.

Tu frente ceñirá laurel de gloria;
fiel te será la que tu pecho ama;
y en el sublime templo de la gloria
tu nombre grabará la hermosa Fama.

Sevilla y agosto 15 de 1854
Amalia Domingo

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.