Mensaje de esperanza

“Y si en el curso de esta prueba y cumpliendo vuestra tarea, veis caer sobre vosotros los cuidados, las inquietudes y los pesares, sed fuertes y valerosos para soportarlos.”

EL EVANGELIO SEGÚN EL ESPIRITISMO Capítulo 5º – Ítem 25.

Bendecida la aflicción de ahora. Ella te abre las puertas del salón de la paz. Agradece la lluvia de hiel cayendo sobre tu cabeza. Ella fertiliza el suelo de tu alma para la siembra de la luz.

Regocíjate con el espino clavado en el corazón. Él te advierte de los peligros inminentes de todos los caminos.

Sonríe ante los obstáculos que te impiden el avance. Ellos expresan el valor de tu resistencia que los vence lentamente, a la medida que caminas en triunfo.

Medita en todas las cosas que causan preocupación y daño y retira de la dificultad la mejor parte, como bendecido abono para el suelo de tus experiencias cristianas.

Ninguna alma pasa por la Tierra sin la contribución del dolor. Ningún espíritu avanza para la luz sin conducir dificultades enredados en los pies.

Ningún ser asciende para Dios sin la travesía del pantanal donde se demoran los hombres…

Jesús vino para guiar a la Humanidad, porque esta se encontraba perdida, presa al matorral de las pasiones.

Todos tenemos un ayer perdido en los laberintos del crimen, enrollándose en las redes de la inquietud que se refleja hoy.

Guarda en el alma la alegría inefable que se expresará en una mañana radiante y bella que te espera, después del triunfo sobre las vicisitudes.

No te desesperes ante el desespero, no te aflijas junto a la aflicción, no te inquietes al lado de la inquietud, no te atormentes bajo tormentos…

La planta que crece es atraída por la luz, aunque repose su sustentación en el barro de las raíces.

La linfa que sacia corre a los besos del sol, aunque fluya del alma del suelo.

El alimento que nutre trae lodo en el interior y el cuerpo que sustentas es hecho de barro. Pero es con ese material que el alma hace las vasijas para, realizando la obra del bien, sobrevivir.

¡No llores, no sufras!

Mantén elevado el pensamiento al Señor sin avergonzarte.

Álzate a la luz, aunque nada representes…

Más allá del puente hay muchas felicidades aguardando por ti.

Más allá del abismo hay luz radiante esperando por tu triunfo.

Lucha, ahora, vence luego.

No des treguas al mal, incluso que él sea partícula ínfima oscureciendo la visión de tu espíritu.

Combátelo, sin darle alimento mental.

Todo medio incorrecto nunca conducirá a un fin recto.

Ahuyenta la nostalgia, golpea la tristeza, pega a la melancolía con las manos activas del trabajo edificante.

Luchar contra tentaciones no es solamente una actuación mental; es actividad productiva en la realización del bien.

Realiza tu obra en paz, sabiendo de que estás con Jesús, y seguro de que Jesús está contigo.

Y cuando todo parezca aplastar tus aspiraciones y los fardos del mundo pesen mucho sobre tus hombros acuérdate de Él, en el pesebre humilde e ignorado, para renovar la Humanidad entera con la claridad inapagable de Su infinito amor. Evócalo en las horas de amargura y sonríe agradeciendo la bendición del sufrimiento.

Solo las almas elegidas son tentadas; solo ellas tienen fuerzas para vencer la tentación.

El cristiano no se debe angustiar porque el error le llame a la puerta, ni se debe entristecer porque permitió que el error tuviese acceso al corazón…Debe alegrase cuando expulsa el error de dentro de la casa íntima, manteniendo júbilo porque lo dominó, conservando la integridad del hogar, en vez de ser dominado por el desequilibrio que lo enfrentaba…

Guarda la certeza, alma dedicada al bien, de que Jesús contigo es la vida radiosa y pura en esperanza permanente, como mensaje de Dios, en buen ánimo y aliento para tu redención. Y, dispuesto a no incidir en el capítulo negativo que debe quedar olvidado, reúne las fuerzas y avanza resoluto, en demanda de la mansión de la serenidad que te aguarda, victorioso, en la caminada del deber.

Espíritu Joanna de Ângelis
Médium Divaldo Pereira Franco
Del libro Espíritu y Vida
Traducido por R. Bertolinni

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.