Por qué participar

1. ¿Todo espírita debe participar de las reuniones mediúmnicas?

Sin duda. Es el aspecto trascendente del Espiritismo. Fue por intermedio de ellas que Allan Kardec desarrolló la codificación. La propia denominación, Doctrina de los Espíritus, sugiere el intercambio con el Más Allá, para favorecer la sustentación de nuestro ideal.

2. ¿Hay quien dice que el tiempo de fenómenos pasó, que debemos reflexionar sobre la diseminación de los principios espíritas y de su aplicación en el medio social?…

Es una idea equivocada y peligrosa. La negligencia del movimiento cristiano en relación al intercambio sustentado por Jesús y por una primitiva comunidad, fue uno de los factores que precipitaron los desvíos del Cristianismo.

3. ¿Y si la persona no tiene mediúmnidad para desarrollar?

Una reunión mediúmnica no es hecha sólo por los médiums. Está el dirigente, los que colaboran en la adoctrinación, los pasistas y, sobre todo, los soportes, compañeros que ayudan a dar sustentación psíquica a los trabajos con su atención y buena voluntad.

4. ¿Más allá de cultivar el aspecto trascendente del Espiritismo, hay algún beneficio?

Sí, al comenzar por la asistencia espiritual que recibimos. Durante su transcurso, los benefactores espirituales pueden ayudarnos de forma más efectiva, con aplicaciones magnéticas, orientaciones y el alejamiento de entidades que por ventura nos perturben, vulgarmente llamados “fardos”.

5. ¿Algo más?

La oportunidad bendecida de cumplir la orientación básica de la Doctrina Espírita – practicar la caridad. Hay multitud de Espíritus atormentados e inconscientes de su situación, que pueden ser ayudados. Para ellos, una luz en el camino; para los participantes, el corazón iluminado.

6. ¿Hay alguna repercusión en nuestras vidas?

¡Sin duda! Tenemos en ellos un espejo, a mostrarnos cuál será el futuro, sino cultivamos los valores del Bien y de la Verdad. Es como si nos advirtiesen: “¡Cuidado! Somos lo que tú serás mañana, sino cambias”.

7. ¿Y si la persona no aprecia las reuniones mediúmnicas?

No siempre hacemos lo que nos gusta, pero, en nuestro beneficio, debemos aprender a que nos guste lo que hacemos, principalmente cuando somos convocados a una actividad tan productiva y edificante como el intercambio con el Más Allá.

8. ¿Qué hacer a favor de esa postura?

El conocimiento es fundamental. Si estudiamos la Doctrina, particularmente los principios de la práctica mediúmnica, concienciándonos de los beneficios que prestaremos y cogeremos, tendremos que ejercitar la buena voluntad, a base de una participación agradable y eficiente. Por eso es importante que tengamos cursos de mediúmnidad, orientando a las personas al respecto del tema.

Extraído del libro “Mediúmnidad, todo lo que usted necesita saber”

Richard Simonetti

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.