Naturaleza de las reuniones

1. ¿Qué determina el tipo de reunión mediúmnica?

La intención y la aptitud. La dirección del Centro debe planear el tipo de trabajo mediúmnico que desea desarrollar, pero siempre de conformidad con la disponibilidad del grupo. Sería ocioso pretender una reunión de materializaciones sin la presencia del médium de efectos físicos.

2. ¿No sería interesante que esa orientación partiese de la Espiritualidad?

Sí, desde que haya médiums en condiciones de recibir orientadores espirituales que ofrezcan directrices confiables. En cierta fecha, en una reunión de desarrollo mediúmnico que yo dirigía, se manifestó un Espíritu diciendo ser médico. Informó que sería instalado un trabajo de recetas. Hice verle que era algo totalmente fuera del propósito en un grupo de principiantes. Nunca más apareció.

3. ¿Para quién está comenzando, cuál es el trabajo ideal?

La experiencia ha demostrado que los grupos principiantes luchan con Espíritus sufridores, traídos para recibir ayuda. Es más fácil el contacto con ellos, aun vinculados a las impresiones de la vida física. Por otro lado, no exigen esfuerzo mayor del médium, que transmite más sus emociones y sensaciones que los pensamientos, ya que perturbado, poco puede decir.

4. ¿Partiendo de ese principio podemos decir que los grupos mediúmnicos evolucionan para otros trabajos?

Normalmente es lo que ocurre, aunque dependiendo siempre de la disponibilidad mediúmnica. Por más que se desarrolle en sus potenciales, jamás un grupo va a especializarse en recetas mediúmnicas, sino hubiera un médium en condiciones.

5. Hay grupos que funcionan durante años, sin grandes progresos, dedicados apenas al contacto con los Espíritus sufridores, sin la manifestación de mentores espirituales. ¿Por qué ocurre eso?

Por falta de empeño del propio grupo. Es necesario estudiar, perfeccionarse, modificar hábitos, mejorar el patrón vibratorio, crecer espiritualmente. Principalmente los médiums, si no se envuelven con esa directriz, difícilmente tendrá condiciones para enfrentar el desafío de un trabajo de desobsesión o de transmitir la comunicación de un orientador espiritual.

6. ¿Si el grupo se estaciona, queda perdido su trabajo?

Perdido, no. Siempre hay algún provecho cuando nos disponemos a participar. Se queda precario y deficiente. Eso ocurre en cualquier sector de la actividad. Quien más se esfuerza, más produce, más progresa.

7. ¿Las sesiones de desobsesión representan una evolución en el grupo mediúmnico?

Toda reunión mediúmnica de asistencia a los Espíritus desencarnados funciona como desobsesión, incluso cuando envuelva grupos principiantes. Es común toparnos con la obsesión pacífica, en la que los Espíritus recientemente desencarnados perturban a sus familiares, presos a ellos, sin percibir que están en el mundo espiritual. Con el crecimiento del grupo, en el conocimiento y en la responsabilidad, se da el contacto con Espíritus más difíciles de tratar, comprometidos con la venganza, la maldad, el vicio…

8. ¿Podemos concluir que los grupos mediúmnicos no deben ser estáticos, sino dinámicos, siempre perfeccionando, buscando ampliar las posibilidades que el intercambio favorece?

Exactamente. No podemos perder las bendecidas oportunidades de edificación que el trabajo mediúmnico enseña. Grupos desinteresados del estudio, que ejercitan el intercambio por mero placer, sin un compromiso mayor, dejan huella. No es extraño, se disuelven, por falta de motivación o por influencia de Espíritus que no quieren ese tipo de trabajo, posible de neutralizar su influencia sobre los hombres.

Extraído del libro “Mediúmnidad, todo lo que usted necesita saber”

Richard Simonetti

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.