Dolora

¿Quieres el claustro dejar
porque el mundo te han pintado
cual un edén encantado
donde el vivir, es gozar…?

Pues por Dios que te han mentido
quién tal cuento te ha contado,
quién se haya aquí confundido.

Tal vez llegaste a soñar
con un amor infinito;
y en el mundo es un delito
el llegarse a enamorar.

Pues cuando una mujer vive
bajo el poder de una idea,
y en su amor un Dios se crea…

¿Sabes qué premio recibe…?
a esas grandes agonías,
a ese tormento sin nombre…
¿Sabes cómo llama el hombre…?
¡Asómbrate…! Tonterías.

¿Digno premio no es verdad…
De esa dolencia del alma
De esa existencia sin calma…?
¡Qué buena es la humanidad…!

Si algún día el claustro dejas
y llegas aquí a vivir…
nunca digas tu sentir,
ni le des al hombre quejas.

Respeta tu dignidad;
no te tengas en tan poco,
(Que el amor dicen que es loco…
y es una triste verdad.)

¡Si un amor grande y profundo
califican de locura…!
¿Qué le queda a la criatura
para vivir en el mundo?

Si esa inmensa sensación
el hombre tan pronto olvida…
¡Vale bien poco la vida
cuando muere la ilusión!

¿El que pueda vivir indiferente
llegará a ser feliz? Casi lo creo.
¿Mas se podrá vivir sin que la mente
abrigue una ilusión, tenga un deseo…?

¡Dichoso aquel que nada su alma siente…
Porque en el mundo por mi mal yo veo,
que del amor las grandes agonías,
las denomina el hombre…tonterías.

Amalia Domingo Soler

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.