Convocatoria y elección

Sin flor no hay semilla. Pero si la flor prepara, sólo la semilla permanece.

Sin instrucción, la máquina es una incógnita. Pero si la instrucción avisa, sólo la máquina produce.

Sin convicción, la actitud no aparece. Pero si la convicción indica, sólo la actitud define.

Sin programa, el trabajo se desordena. Pero si el programa sugiere, sólo el trabajo realiza.

Sin teoría la experiencia no se expresa. Pero si la teoría estudia, sólo la experiencia marca.

Sin lección el ejercicio no vale. Pero si la lección esclarece, sólo el ejercicio demuestra.

Sin enseñanza, la obra no aparece. Pero si la enseñanza aconseja, sólo la obra convence.

Dijo Jesús en referencia a la Divina Ascensión: «Serán muchos los llamados y pocos los escogidos para el reino de los cielos». Eso quiere significar que sin convocatoria no hay elección. Pero si estamos claramente informados de que la convocatoria proviene de Dios y atañe a todas las criaturas humanas en el momento preciso de la evolución, sólo la elección que depende de nuestro ejemplo nos abre el camino hacia la Vida Mayor.

Espíritu Emmanuel

Médium Francisco Cândido Xavier.
Extraído del libro » El espíritus de la verdad»

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.