Revelación y reencarnación

“En efecto, este recuerdo tiene inconvenientes muy graves.”  

EL EVANGELIO SEGÚN EL ESPIRITISMO Capítulo 5º – Ítem 11.

Se generaliza entre los partidarios menos avisados del Reencarnacionismo la falsa creencia de que, en vidas pasadas, vestían ropajes que se destacaban en el primer plano, en el mentiroso mundo del poder y de la fama.

Muchos dicen recordar los atavíos de viejas Cortes donde eran amados y solicitados, e intentaban mantener gestos y hábitos, que serían remanentes de tales existencias…

Reyes y reinas, príncipes y princesas, nobles y miembros de viejos linajes, pueden, fácilmente, ser encontrados entre ellos…

Comandantes de ejércitos y conquistadores de pueblos, artistas y genios son apuntados por espíritus insensatos u obsesados como siendo ellos mismos, oprimidos al oscurantismo de la actualidad…

Fueron informados – dicen-, tuvieron revelaciones.

Viven de puerilidades, acogiendo sueños mentirosos, que les agradan sobremanera.

Dan la impresión de que a los espíritus que vistieron los trajes de la opulencia, en los cuales invariablemente fracasaron, los Instructores del Mundo Mayor confieren de pronto el renacimiento…

Rara o excepcionalmente son encontrados antiguos siervos domésticos, modestos áulicos y pajes o palafreneros humildes, recomenzando las experiencias en la carne…

Hombres y mujeres de vida oscura e ignorada no repuntan entre los que cultivan tales aberraciones, como haciendo creer, que después de las amargas pruebas experimentadas no les fue más exigido el retorno al carro celular.

Muy diversa, sin embargo, es la realidad.

Aquellos que dominaban, soberanos, bajo el peso de responsabilidades que no supieron o no quisieron honrar, llegaron todos al Mundo Mayor en lamentables estados de consciencia.

Amargados y deprimidos, calcinados por el horror, sufrieron de cerca la decepción humillante y fueron obligados a considerar la extensión del desequilibrio y de la rebeldía a que se entregaron, inertes.  

Víctimas desconocidas, que el crimen transformó en verdugos impenitentes, nos criticaron con burlas y de ellos escarnecieron violentamente, experimentando desespero difícil de cualificar, rogando, entonces, el presidio hospitalario de la carne para olvidar, recomenzaron, huyendo de sí mismos…

Renacieron y renacen, aun, en camas de miseria física y moral, disfrazados para escapar de la saña de los perseguidores.

Soberanos vanidosos y crueles despiertan en el cuerpo carnal estigmatizados por la micro, macro o hidrocefalia, recordando las viejas y pesadas coronas…

Triunfadores y generales despiertan en las trincheras de la locura o en las ciudadelas de la idiotez…

Viajantes de los altos linajes recomienzan cubiertos de pústulas, vencidos por las diversas manifestaciones de sífilis, de la lepra, del cáncer.

Negociantes regalados y administradores eminentes resurgen, después de los funestos fracasos, en las amarras de la parálisis.

Artistas y religiosos de relevo, intelectuales y estudiosos prevaricadores reaparecen consumidos por la insania, con desórdenes psíquicos irreversibles.

Campeones de la belleza física se ocultan en deformidades orgánicas y mentales como escondrijos-fortaleza donde buscan el olvido, torturados, casi siempre, por el sexo, en invencible descontrol…

… Y muchos de sus antiguos esclavos y servidores humildes, profesionales y golpeadores, ofrecieron maternidad y brazos en forma de socorro y hogar para devolverlos, trayéndolos de nuevo al palco de la materia densa.  

Hijos e hijas del pueblo, rogaron, apiadados de ellos, los cogieron en el viaje evolutivo para que pudiesen recomenzar la experiencia espiritual.

Cuando los veas en las calles o en los Manicomios, en Albergues o a las expensas del dolor, bajo espinas o cercados de nuevos tejidos finos, para ellos sin valor, acuérdate de los que aplastaron, burlaron, destruyeron en el pasado, desfilando en carros dorados, pisoteando con sus fogosos corceles los que caían delante aclamados y envidiados, casi siempre, temidos y odiados. 

Ora por ellos y apiádate. Son lecciones vivas, hablando el Lenguaje poderoso de la Ley.

Reinician en llanto el camino que perdieron con orgías.

Mejoran, en la forja de la soledad y del abandono aparente, el espíritu, para aprender la valorización del tiempo y de la oportunidad.

Fija, de la lección de ellos, la experiencia del equilibrio y de la sensatez, aprendiendo a servir y a sufrir.

No te preocupes de haber estado en la Historia…

Si deseas informaciones, indaga al presente, y el hoy responderá para donde debes seguir y como debes seguir.

Jesús, el Hijo del Altísimo, se apagó en una sencilla casa, buscando a los infelices y sufridores, a las gentes humildes para elevar al hombre a las Cimas Insuperables; y el Espiritismo, que nos enseña elevación y libertad, con vistas al Excelso Reino, al cuidar del “olvido del pasado” elucida que” … habiendo Dios lanzado un velo sobre el pasado, es porque hay en eso ventajas. Con efecto el recuerdo traería gravísimos inconvenientes.

Podría, en ciertos casos, humillarnos singularmente, o, entonces, exaltarnos el orgullo y, así, dificultar nuestro libre albedrío. En todas las circunstancias, acarrearía inevitable perturbación en las relaciones sociales.

Espíritu Joanna de Ângelis
Médium Divaldo Pereira Franco
Del libro Espíritu y Vida
Traducido por R. Bertolinni

1 comentario en “Revelación y reencarnación”

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.