Finalidad de la Reencarnación

En El Libro de los Espíritus, respectivamente, ítem 115 y 132, Allan Kardec explica que «Dios creó todos los Espíritus simples e ignorantes y les impone la encarnación con el fin de hacerlos llegar a la perfección. Aunque la vida en la Tierra pueda ser muy corta, ella tiene, para cada uno, una connotación importante. El alma precisa de la experiencia en las dificultades que pueda encontrar, a fin de promover su progreso en la escala evolutiva. Depende de cada uno utilizar su libre albedrío, su voluntad, para aceptar los trastornos que le ocurren, mantenerse en el buen camino y apartarse de las acciones que puedan perjudicar su bienestar, tanto en esta vida como en vidas futuras. En verdad, la vida de cada uno, aunque pueda ser transitoria, cuando es conducida según la ley de Amor tiene el significado de una ascensión humanitaria. Nadie nace por casualidad, sino para realizar un destino, promover su perfeccionamiento físico, mental, emocional y espiritual, y para colaborar para la mejoría de las personas y del ambiente en que se encuentra.

Conforme la ley de la evolución, presente en todos los sectores de la vida, bajo la égida del amor y del trabajo, el hombre puede realizar, directa o indirectamente, en el corto periodo de su existencia, algún progreso individual y colaborar para la promoción de otras personas, de su propia familia o de la comunidad en que vive. En el concepto reencarnacionista, la actuación del ser humano, en la existencia actual, tendrá repercusión en su vida espiritual futura, bien como en posibles encarnaciones venideras. Que controle, mientras está encarnado, sus pasiones inferiores, que no tenga odio, ni envidia, ni celos, ni orgullo, que no sea egoísta y procure envolverse de buenos sentimientos y ayudar a sus semejantes, respetando el ambiente que lo acoge, y tendrá en la vida espiritual, y en las posibles encarnaciones futuras, un bien mayor que lo aguarda. Al renacer en el cuerpo de un bebe, el alma no es un ser extraño, un recién llegado a la Tierra. Ella trae experiencias y conocimientos de vivencias anteriores. Ella cambia tan solo de campo vibratorio, sin modificar su yo interior, ya que el cambio hacia un cuerpo físico todavía inmaduro no anula la sabiduría acumulada durante innumerables encarnaciones. En el paso de la espiritualidad hacia la vida corpórea, todavía durante la infancia, la sabiduría del alma subsiste en el substrato de su vida interior, como centella inmortal que irá a florecer en el pensar y sentir del ser humano.

La encarnación tiene el objetivo de proporcionar a los espíritus la oportunidad de alcanzar alguna evolución. Considerando ese aspecto, Allan Kardec en El Libro de los Espíritus ítem 178 a, explica que si durante la vida los espíritus no hubieron realizado algún esfuerzo para su propia evolución, «pueden conservarse estacionarios, pero no retroceden. En caso de estacionarse, la punición de ellos consiste en no avanzar, en recomenzar, en el medio conveniente a su naturaleza, las existencias mal empleadas».

Cada uno tiene, así, la responsabilidad de aprovechar su tiempo, de perfeccionarse en todos los campos de actividad, y de ayudar a los que lo necesitan, promoviendo el progreso general. Nacer de nuevo significa tener una nueva oportunidad de volver, para tener una nueva existencia como ser humano. La reencarnación tiene un alto significado, principalmente para los seres que acumularon débitos kármicos en existencias anteriores, y tienen una nueva oportunidad para evolucionar espiritualmente.

La reencarnación tiene, sin embargo, el significado de posibilitar, a los Espíritus más evolucionados, la oportunidad de regresar para ayudar a los seres humanos en su proceso de evolución. Considerándose que las personas tienen diferentes oportunidades de supervivencia, en una colectividad en que muchos desencarnan todavía con poca edad, mientras otros llegan a la edad madura, cualquier juicio basado tan solo en una existencia podría ser considerado de injusticia de Dios con relación a sus hijos, dando a los mismos diferentes oportunidades de elevarse existencialmente. Sería lo mismo que juzgar a los alumnos de una escuela sin proporcionar, a los que están en los primeros años, la oportunidad de alcanzar los grados más elevados de la escolaridad. El renacimiento es una dádiva de Dios, y posibilita al espíritu poder volver a la infancia, en otra existencia para tener una nueva oportunidad de elevarse de la ignorancia hacia la sabiduría.

Víctor Ronaldo Costa

Extraído del libro «Enfermedades del alma»

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.