Salvación

1–¿Cuál es el mayor de todos los males?

El egoísmo. Detrás de todo lo que se hace de errado en la Tierra, hay siempre la vieja tendencia humana de cada uno cuidar de si y el resto que se dañe. Se manifiesta desde la más tierna infancia.

2–¿El egoísmo es una característica del Espíritu humano o se trata de un desvío en el proceso evolutivo?

El Espíritu transitó, en sus comienzos, por los reinos inferiores de la creación. En esos estados, el comportamiento egocéntrico, comprendiendo tanto animales como vegetales, es natural, controlado y limitado por el instinto. La tendencia del vegetal es chupar el suelo a su alrededor; el animal no ve horizontes más allá de sus propias necesidades o, precariamente, las de la prole. Traemos algo de esos instintos.

3–¿Podemos, entonces, considerarlo natural?

Si encontramos a un hombre cargando en la espalda un barco que no le será de ninguna utilidad, después de usarlo para atravesar un pantano, lo situaremos como un idiota. Algo semejante ocurre en relación al egoísmo. Fue útil para atravesar las áreas pantanosas de la inconsciencia. En las planicies de la razón es desatino continuar con él.

4–¿Dificulta la caminata?

No sólo dificulta sino que la complica. Perdernos, normalmente, siglos para reparar estragos que hicimos en nuestra biografía espiritual, con iniciativas que llevarán perjuicios al semejante, bajo inspiración del egoísmo.

5–¿Podría dar un ejemplo?

El marido vive relativamente bien con la esposa e hijos. Un día se mezcla con otra mujer, en una aventura extraconyugal. Abandona la familia para “ser feliz”. Dejó toda una retaguardia de frustraciones y penas, comprendiendo esposa e hijos. Responderá por ello. Y peor será si ellos desarrollan un comportamiento desajustado, en virtud de su abandono. Todo le será endeudado, demandando mucho tiempo para los aciertos necesarios, cuando la conciencia se le despierte.

6–Existen personas dotadas de inteligencia y cultura. No obstante, son profundamente egoístas. ¿No es algo incoherente, considerando que tienen discernimiento para comprender que semejante comportamiento no es razonable?

El desarrollo intelectual no siempre va acompañado del perfeccionamiento moral. Hay personas muy desarrolladas intelectualmente y subdesarrolladas moralmente. En ellas tiende a prevalecer el comportamiento egocéntrico.

7–¿Cómo podemos vencer el egoísmo?

Allan Kardec nos ofrece la fórmula ideal al proclamar: Fuera de la Caridad no hay salvación. La caridad es el antídoto del egoísmo. En la medida en que seamos caritativos estamos obligados a olvidarnos de nosotros mismos, comenzamos a vencerlo.

8–Algunas corrientes religiosas cristianas sitúan a Jesús como el salvador. El Espiritismo dice que es la caridad. ¿Quién dice la verdad?

No debemos definir la expresión salvación en el sentido escatológico, de destino final del alma humana, ya que nadie está perdido. Todos somos hijos de Dios, creados para la perfección y ahí llegaremos. Si no llegásemos, Dios habría fallado en sus objetivos. Entendamos la salvación como la victoria sobre el egoísmo, habilitándonos a vivir en plenitud, integrados en la vida universal. También Jesús se reportaba a la salvación en ese sentido. Por eso recomendaba que hagamos al semejante el bien que nos gustaría nos fuese hecho.

Extraído del libro “Reencarnación, todo lo que usted necesita saber”

Richard Simonetti

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.