En un Álbum

Niña, en las hojas de un álbum
un mago dejó un secreto,
un misterioso amuleto
queda vida al corazón.

Los recuerdos, niña hermosa,
a través de la distancia;
son flores cuya fragancia
brindan mundos de ilusión.

En un álbum reasumidas
están esas breves glorias,
esas dichas ilusorias
que dan vida a la mujer.

Esos vanos juramentos
de la ardiente fantasía;
flores que viven un día…
¡Muere tan pronto el placer!

Una flor me pides, niña,
para tu libro de amores.
Entre tan hermosas flores
¿Las margaritas qué son?

Por eso, niña, en tu álbum,
busco las últimas hojas;
para que en ellas recojas
lágrimas del corazón.

En tanto vivas dichosa
con tu juventud bendita,
esta pobre margarita
nada será para ti;

Pero si mañana pierdes
de tu ventura el encanto…
Si tus ojos vierten llanto,
tal vez los fijes en mí.

Soy hoja seca, que flota
por los vientos combatida;
soy una nota perdida,
eco de un vago clamor.

Al peso del infortunio
se inclina mi sien marchita;
sobre la pobre margarita
de los valles del dolor.

Adiós, niña, de tus ojos
nunca me hirió la mirada.
De tu boca perfumada
nunca el acento escuché.

Plegue a Dios que cuando mires
¡De tu álbum las blancas hojas
que nunca en ellas recojas
lo que yo en ellas dejé!

Amalia Domingo y Soler

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.