El suicidio de Leila Lopes

Siempre nos entristece saber que alguien se suicidó, huyendo de los dolores y problemas del Mundo, como lo hizo la actriz Leila Lopes. Es una puerta falsa, que precipita al Espíritu a tormentos inenarrables. Eso es resaltado por las religiones de un modo general y demostrado a la sociedad por el Espiritismo, que abre la cortina que separa el mundo espiritual del mundo físico, mostrándonos, en toda su terrible extensión, el tormento de los suicidas.

Para un entendimiento mejor sobre el asunto, consideremos, lector amigo, que todos tenemos un cuerpo espiritual, el periespíritu, que es el vehículo de manifestación del Espíritu en el plano donde actúa, y su aro de unión con el cuerpo cuando está encarnado. No se trata de una invención de la Doctrina Espirita. Desde las culturas más remotas hay noticias al respecto. En el budismo esotérico se llama Kama-rupa; en el tradicionalismo griego; Pitágoras lo llamaba carne sutil del Alma; Leibnitz hablaba de cuerpo fluídico; para los Hermitistas era el cuerpo astral. La lista es larga…

El apóstol Pablo lo denominaba Cuerpo Celeste. Explica en la Primera Epístola a los Corintios, capitulo XV, que hay cuerpos terrestres y cuerpos celestes. Muere el cuerpo carnal, permanece el Espíritu inmortal en su vehículo etéreo. Una interpretación equivocada de los teólogos medievales suscitó la fantasía de la resurrección de los cuerpos en el supuesto juicio final. En relación al suicidio, si alguien me da un tiro y vengo a desencarnar, retornaré al mundo espiritual traumatizado, pero, luego supere el trauma, seguiré mi camino, sin mayores problemas. Pero si yo cojo un revolver y me disparo, el periespíritu será alcanzado, dado que él solo puede ser afectado por nuestras propias acciones. Volveré al Mundo Espiritual en estado de lamentable situación, habilitándome a largos sufrimientos en regiones de purgatorio.

En el libro Memorias de un Suicida, psicografiado por la médium Yvonne Pereira, el escritor portugués Camilo Castelo Branco relata sus sufrimientos, después de matarse con un tiro en la cabeza. Él dice que el peor tormento de la Tierra no se compara a los sufrimientos del suicida. Después de mucho sufrir, hasta superar los desajustes mayores que provocó con su gesto insano, el suicida es socorrido en hospitales de la espiritualidad, preparándose para un retorno a la carne, donde reencontrará las mismas situaciones de las cuales intentó huir, en régimen de débito agravado, con limitaciones físicas que funcionarán como válvulas de escape de los desajustes que provocó en sí mismo.

Es un largo y doloroso proceso de rehabilitación. Chico Xavier decía que el suicida llevará por lo menos 200 años para recomponerse.

***

En los sufrimientos del joven Werther, Walfgang Goethe (1749-1832), habla de los amores atormentados del personaje titulo por una joven casada, apasionada por su marido, que no veía en él sino un amigo de muchas afinidades. Viendo frustradas sus esperanzas, él se mató. Lo lamentable es que el libro sitúa el suicidio como una solución heroica y romántica para las frustraciones de la vida. Muchos lectores se embarcaron en esa canoa agujereada.

En manifestaciones en la Sociedad de Estudios Espíritas de París, Goethe se mostró arrepentido por el desenlace que dio la novela. Reconoce que su libro inspiró la locura del suicidio a mucha gente. Infelizmente, lectores desprevenidos podrán seguir ese mismo camino reflejándose en la justificativa enloquecida de Leila lopes, en la carta dirigida a la familia. Ella sitúa su suicidio como un acto de coraje, de alguien que decidió ir al encuentro de Dios, como si Dios estuviese en otra parte, en algún lugar en el Más Allá. No consiguió entender que Dios, consciencia cósmica del Universo, está en todo y en todos y que la caminada para Dios debe ser efectuada en la intimidad de nuestras propias consciencias, superando males e imperfecciones, como dijo Jesús, en El Sermón de la Montaña: Bienaventurados los que tienen limpio el corazón, porque verán a Dios.

Richard Simonetti

Fragmento traducido por Jacob

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.