¿Qué es el viaje astral?

Wagner Borges, uno de los más conceptuados investigadores espiritualistas, habla, en una entrevista exclusiva, sobre proyección de la conciencia.

-Wagner, ¿qué es el viaje astral?

Es la capacidad parapsíquica que todas las personas tienen de proyectar temporalmente su conciencia espiritual fuera del cuerpo físico. Esa capacidad viene siendo llamada, a lo largo de los milenios, de acuerdo con las diversas doctrinas que trabajan la espiritualidad por nombres diferentes. Entonces, tenemos viaje astral, que es lo más popular, en cuanto que experiencia fuera del cuerpo o proyección de la conciencia son nombres más técnicos. En el espiritismo es común llamado de desdoblamiento espiritual, emancipación del alma o desprendimiento espiritual. Independientemente del nombre que usemos, es una capacidad humana, latente en nosotros, pues somos espíritus, y ocupamos un cuerpo físico aquí en la tierra por un cierto tiempo. Por tanto, a la noche, cuando dormimos, el cuerpo se relaja, nuestro metabolismo está más tranquilo, y los lazos energéticos que atan al periespíritu al cuerpo se aflojan y el cuerpo espiritual (periespíritu) es temporalmente proyectado para fuera del cuerpo físico. Es esa proyección que lleva el nombre de viaje astral.

-¿Eso ocurre con todos, independientemente de la religión del individuo?

Si, independiente de raza, credo, cultura o religión. Ella ocurre debido al potencial humano. Incluso, algunos mamíferos más avanzados, como el gato, perro, caballo o la vaca, tienen desprendimientos del cuerpo en cuanto duermen. Yo ya vi algunos animales fuera del cuerpo. Mi curiosidad es ver un día un delfín o una ballena fuera del cuerpo.

¿Cómo diferenciar un sueño de una proyección? Cuando estamos soñando, ¿Cuál es el espacio donde las imágenes del sueño se presentan?

En nuestra imagen mental interna. Entonces las características de las imágenes del sueño, también llamadas de imágenes oníricas, ellas son de extrema plasticidad. Por ejemplo, cuando usted está soñando, las imágenes no paran. Son extremadamente “plásticas”, mudan en segundos, son vivas. Nuestra noción del tiempo también desaparece. A veces usted está teniendo un sueño donde se paseó una tarde entera, pero cuando usted despierta, percibe que la siesta fue de quince minutos. Por tanto, como el sueño es un estado alterado de conciencia, nuestra noción del tiempo y espacio se altera también. Cuando la persona está proyectada fuera del cuerpo, de forma consciente, tiene el mismo grado de lucidez de cuando está en su estado de vigilia. Por ejemplo, yo pienso, razono, tengo noción del tiempo y espacio etc. El cuerpo espiritual no es afectado por la gravedad, pues es un cuerpo energético más sutil, que atraviesa objetos sólidos. Entonces, la persona, normalmente, se ve fluctuando en el aire sobre el cuerpo físico sin tener noción de lo que está aconteciendo. En este momento, ella se preguntasi está soñando, pero su lucidez, el grado de cuestionamiento es igual a de la vigilia. Existe una coherencia.

-¿Es posible realizar una proyección fuera del cuerpo de forma no consciente y confundido, suponer que fue apenas un sueño?

Sí, eso es muy común. Muchas veces, cuando se está fuera del cuerpo de forma consciente, usted no tiene dudas, pero cuando volvemos para el cuerpo físico, nuestro cerebro es un instrumento “carnal” apropiado para una lectura de experiencias que acontecen en este plano físico. El cerebro no tiene la capacidad de percepción directa de niveles astrales, más sutiles. Por tanto, cuando su periespíritu se encaja de vuelta al cuerpo físico, el cerebro traba su memoria astral que usted trae, porque parece extraña para el padrón cerebral normal de este plano. Entonces, las imágenes que usted trae en la memoria de momentos que estuvo fuera del cuerpo, son mezcladas con imágenes de sueños, haciendo que al volver al cuerpo todo parezca un sueño. Podemos ahora mismo realizar un viaje fuera del cuerpo y no conseguiremos recordar nada, pero las sensaciones permanecen, así como todo aprendizaje o consejo valioso que podamos recibir, estarán grabados en el subconsciente, y durante el día a día, él va emergiendo como nuevas ideas e intuiciones.

-¿Existen reuniones de estudio en el plano extrafísico?

Si, y es uno de los grandes beneficios de la salida del cuerpo, porque los mentores espirituales frecuentemente organizan grupos de estudio en el plano espiritual y llevan las personas para que ellas estudien. Existen hasta cursos extrafísicos. El mentor espiritual de determinada persona auxilia la salida del cuerpo y la lleva a asistir a un aula. Ella puede hasta no recordar los estudios, pero con certeza, el contenido está de cierta forma grabado dentro de ella y va floreciendo durante el día a día. Muchos espiritualistas, que frecuentan determinados grupos de estudio, continúan sus estudios en el plano espiritual. Eso puede ser confirmado en los libros de André Luiz. Por tanto, en las noches en que se participa de alguna reunión espirita, por ejemplo, es muy importante no distraer la mente al volver a la reunión. Procure no ver la TV, y no comer alimentos pesados, para no dificultar la salida del cuerpo.

-¿Existen casos en que la persona salga del cuerpo para frecuentar ambientes pesados, como prostíbulos o hasta llegar a usar tóxicos?

Lo que hacemos durante el día, normalmente procuraremos hacerlo fuera del cuerpo. De hecho, la persona sale fuera del cuerpo, no altera su personalidad, no la vuelve mejor ni peor. Lo importante es que salgamos fuera de él. Entonces, si una persona va a dormir pensando en usar alguna droga pesada, por ejemplo, cuando adormece, su periespíritu se podrá proyectar fuera del cuerpo temporalmente y buscar aquello que la persona está deseando. Existen lugares en el plano espiritual más denso, como las regiones umbralinas, donde grupos de espíritus se reúnen en busca de energía tóxica en un verdadero vampirismo colectivo. Los obsesores van hasta allá y drenan la energía de estos usuarios durante el sueño. Es la misma cosa con relación a la sexualidad desequilibrada. Al salir del cuerpo, la persona podrá ser atraída para determinados lugares, como prostíbulos. Durante el día, los obsesores ya participan del sexo con aquel encarnado. La noche, cuando la persona duerme y vuelve al lugar, esta vez fuera del cuerpo, estos obsesores también drenan la energía del campo energético del encarnado. No llega a provocar el desencarne, pues el cordón energético lo arrastrara de vuelta al cuerpo, pero el pasara algunos día deprimido, sin energía. Es una especie de “pedagogía espiritual” que el paga, pues parte de su energía vital estará siendo chupado por espíritus obsesores.

-¿Qué hacer para realizar un viaje de forma equilibrada y rica en aprendizaje espiritual?

Es muy importante que todos nosotros, antes de acostarnos, hagamos una oración, independientemente de la religión que sigamos. Que podamos elevar nuestros pensamientos y agradezcamos el día que tuvimos. Podamos también pedir para que tengamos protección durante el sueño y que podamos visitar lugares saludables para aprender, a fin de volver para el cuerpo con más creatividad, voluntad de vivir y hacer el bien aquí en la tierra. Si de repente, deparamos con algún espíritu que nos quiere perjudicar, la mejor forma de resolver la situación es orar e irradiar nuestras energías en dirección a él, en una especie de pase energético. Pero no precisamos tener situaciones como esa. Basta tener humildad y el deseo de paz.

-¿No sería, más importante dedicarnos a nuestra reforma interior en vez de profundizar nuestros conocimientos sobre el viaje astral?

Podemos unir una cosa a la otra. Muchos quieren separar un estudio que es parte de un conjunto. ¿Qué es reforma intima? Transformación. Un trabajo de alquimia interior en que trabajamos nuestros defectos procurando transformarnos para mejor. Este proceso sabemos que es largo y dura muchas existencias. O sea, tenemos cualidades y defectos. ¿Qué es reforma intima? Intentar mejorar las cualidades y disminuir los defectos. No precisamos tornarnos  santos, maestros, que es algo aun imposible para nosotros en el día a día. La propuesta es que la gente se pueda volver un ser humano íntegro. En vez de reforma intima, prefiero usar el término transformación, crecimiento. Y en este sentido. ¿Qué mejora el ser humano? El discernir, la capacidad de expresar amor, paciencia. Necesitamos aprender a dominar nuestras energías, pues todo en el universo es energía. Entonces, todo lo que aprendemos de reforma intima, en el día a día, cuando dormimos y nos proyectamos para fuera del cuerpo, los mentores espirituales van a intentar trabajar en nosotros aquello que ya estamos buscando durante la vigilia. Y si buscamos crecer en la vigilia, también tendremos oportunidades de crecer en otros planos. No podemos olvidar de que somos espíritus, que venimos del plano espiritual para la tierra. ¿Entonces, que impide de irnos para “casa” durante el sueño, que es algo natural? La reforma íntima pude ser entrenada en la vigilia y ampliada durante el sueño si buscamos mejorarnos y crecer. Si estudiamos con atención “El libro de los Espíritus” veremos que en el capítulo sobre emancipación del alma, los espíritus explican que esto es natural, una condición anímica y hasta incentivan. En ningún momento ellos dicen que debamos procurar evitar o que es algo peligroso. Sin contar los libros de Leon Denis, Andre Luiz entre otros.

-¿Cómo los extranjeros ven la cuestión de la proyección, de la vida después de la muerte?

Para la mayoría de ellos es todo novedad, principalmente en Europa. El asunto de la salida del cuerpo ya viene siendo transmitido hace muchos años, pero es aquí en el Brasil donde se concentra un buen número de investigadores del área. En los EUA y en la Inglaterra, existen muchos libros sobre la salida del cuerpo, pero ellos no dan mucha importancia. En Europa, en general, principalmente en Suiza, donde se hizo un curso recientemente, en Alemania, en Italia y en el este europeo, la falta de información es muy grande. No solo la cuestión de la proyección, sino la propia mediúmnidad es novedad para ellos. Cuando usted habla un poco sobre el plano espiritual, sobre la presencia de los mentores, sobre las chacras, asuntos que ya son parte del conocimiento oriental hace millares de años, allá en Europa las personas están encantadas. Por eso es muy importante poder compartir nuestros conocimientos. Somos una sola familia y precisamos todos crecer juntos.

-Para cerrar, cuéntenos una experiencia que usted tubo fuera del cuerpo y fue muy impactante.

En 1987, me vi fuera del cuerpo, durante el sueño, en pleno espacio sideral. Conmigo estaba un chino, desencarnado, que me orienta ya hace muchos años. Delante nuestro, a una cierta distancia, podíamos ver varios focos luminosos multicolores inmensos. Yo sabía, por intuición, que cada uno de aquellos focos luminosos era un espíritu avanzado venido de otros planteas en otro estado de evolución, mucho más avanzado que el nuestro. Ellos ni siquiera presentaban una forma humanoide. Se presentaban como un “campo de luz”. Uno de ellos se destacó del grupo y vino en nuestra dirección. Redujo su tamaño hasta más o menos unos tres metros, y se comunicó conmigo mentalmente. Al hacer eso, la impresión que tuve es la de que él entro en mi mente. Por cuestión de segundos, sentí que él percibía todo sobre mi, sobre todas mis existencias, en todas las épocas. Sentí que él conocía todos mis defectos, y no me condenaba en nada. Me comprendía profundamente. Entonces, él se comunicó conmigo, y me paso varias informaciones. Pero ocurrió un problema. Cuando las informaciones entraban en mi mente, debido a mi grado de evolución, yo no conseguía comprender. No conseguía entender. Es como un alumno de primaria, que está aprendiendo la tabla, y es llevado por el padre para asistir a una aula de algebra avanzada. Aquel espíritu intentó pasar las informaciones por más de dos veces, pero yo no conseguí comprender nuevamente. Entonces, él dijo al guía Chino; “Tráigalo en otra oportunidad. Él no lo entiende” Y se fue. En este momento, me sentí un inútil. Estaba con varias informaciones en mente, pero no entendía nada. Fui devuelto al cuerpo y recordé. Comencé, entonces, lloré de rabia de mí mismo, por mi impotencia, por no haber entendido nada. El mentor que me acompañaba apareció y me pidió calma. Respondí:

“-¡Calma! ¡Cómo puede tener calma si perdí la mayor oportunidad de mi vida!”

El me respondió que ya sabía que yo no entendía nada.

“-¿Entonces, porque me llevaste allá? Pregunte. El me respondió:

“-Para que sepas que no sabes nada. Todas las veces en tu vida en que te sientas arrogante con lo que sabes, recuerda esta experiencia. ¡Por más que sepas de alguna cosa, aquello que no sabes es mucho más!”

Esta experiencia me hizo madurar mucho, pues vi cuanto aún tengo que evolucionar.

Este artículo fue publicado en la “Revista Cristã de Espiritismo, edição especial” Al usar el texto, por favor citar el autor de la fuente. Traducido por Jacob

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.