Cosas invisibles

«Porque sus cosas invisibles, desde la creación del mundo, tanto su eterno poder como su divinidad se extienden y claramente se ven por las cosas que están creadas.» Pablo. (Romanos, 1:20.)

El espectáculo de la Creación Universal es la más fuerte de todas las manifestaciones contra el materialismo negativista, hijo de la ignorancia o de la insensatez. Son las cosas creadas las que hablan más justamente de la naturaleza invisible. ¿Dónde hay actividad que se desdoble sin base? Toda forma inteligente nació de una disposición inteligente. El hombre conoce apenas las causas de sus realizaciones transitorias, ignorando, con todo eso, los motivos complejos de cada ángulo del camino.

El paisaje exterior que le afecta lo sensorial es una parte minúscula del acervo de creaciones divinas, que le sustentan el hábitat, condicionando sus posibilidades de aprovechamiento.

El ojo humano no verá, más allá del límite de su capacidad de resistencia. La criatura convivirá con los seres que necesita en el trabajo de elevación y recibirá el ambiente adecuado a sus imperativos de perfeccionamiento y progreso, más que nadie resuma la expresión vital de la esfera en que respira en lo que los dedos mortales son susceptibles de palpar.

Los objetos visibles en el campo de formas efímeras constituyen breve y transitoria resultante de las fuerzas invisibles en el plano eterno. Cumple con los deberes que te corresponden y recibirás los derechos que te esperan. Haz correctamente lo que te pide el día de hoy y no precisarás repetir la experiencia mañana.

Espíritu Emmanuel

Médium Francisco Cândido Xavier
Extraído del libro «Pan nuestro»

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.