A la Prima Donna Señora Ana de la Grange Serenata

En el sagrado templo de la gloria,
los genios del saber, se dice que acordaron
premiar a una mujer, en cuya historia
mil páginas brillantes encontraron.

Queriendo hacer eterna su memoria,
su hermoso nombre con el buril grabaron,
buril divino que el recuerdo encierra,
de todo lo más grande de la tierra.

Ante el trono esplendente de la Fama,
simbólico laurel se eleva al cielo;
los genios le arrancaron fresca rama,
y con ella formaron en su anhelo.

Bella corona: a la que el mundo aclama.
Llamaron con afán y con desvelo;
llegó la LAGRANGE, se inclina dulcemente,
y el laurel inmortal, orló su frente.

Amalia Domingo y Soler

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.