A la Prima Donna Señora Ana de la Grange Serenata

Yo, noble artista, vengo
de Andalucía,
a escuchar de tus cantos
la melodía.
Quiero escucharte,
pues dicen que ni un ángel
puede imitarte.

Dicen que cuando cantas
algo de amores,
son tus ecos tan dulces,
tan vibradores;
tan halagüeños,
que pareces la maga
de nuestros sueños.

Dicen que cuando lloras
tu amargo duelo,
y revelas doliente
tu desconsuelo
y Tus enojos;
haces brotar el llanto
de nuestros ojos.

Me dicen que seduces
y que extasías,
y que son celestiales
tus melodías;
y que tu acento,
revela tu ternura
tu sentimiento.

Me dicen que al que llora
tiendes tu mano,
y que a ti la desgracia
no llega en vano;
eso te abona
a ceñir a tu frente
doble corona.

De inimitable artista
tienes la palma,
y compasiva y tierna
tienes el alma;
Dios te bendiga,
y hasta a ti lleve el eco,
mi voz amiga.

Amalia Domingo y Soler

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.