Trabajando

Si erraste en alguna ofensa
sin el perdón del ofendido,
huye de la tristeza sin sentido,
no pierdas tiempo llorando…

Da nuevo provecho a las horas,
no discutas, ni descanses,
para sanar esos lances
pide perdón, trabajando…

Si alguien te armó “mal mirar”,
induciéndote a la tristeza,
dándote angustia e incerteza,
a pesar del gesto delicado,
recuerda que, en este mundo,
es fácil encontrar persona
de alma ruda y palabra buena
y prosigue trabajando…

Si alguien que amas te deja,
sin pensar en el compromiso
de fe, amor y servicio
viniéndote el dolor aumentado
no reclames, ni repruebes;
enciéndele la luz de la oración,
¡Sirve más!… Disculpa y olvida,
pero olvida, trabajando…

Sobre la Tierra, todo pasa,
no solo la hiel que te enlaza,
otros absorben hiel de una taza
de la prueba en que están luchando…
Jesús nos guarda y nos guía…
alma hermana, alma sincera,
Jesús también nos espera,
¡Pero espera trabajando!…

María Dolores

Médium Francisco Cândido Xavier
Del libro Bendiciones de amor
Espíritus Diversos
Traducido R Bertolinni

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.