Pase magnético

1.¿Qué es el pase magnético, aplicado en los Centros Espíritas?

En su expresión más simple, es una donación de energía magnética, semejante a la transfusión sanguínea. Si el paciente está anémico, la sangre transferida para sus venas lo revitaliza. Si hay problemas con su Alma, expresándose en angustias y perturbaciones, el pase lo ayuda a recomponerse.

2.¿Cómo podemos definir ese magnetismo?

Se trata de una forma de energía a expandirse de los seres vivos. En el pase ella es controlada y exteriorizada por un acto de voluntad. Es lo que hace el pasista cuando se pone junto al paciente, guardando el propósito de beneficiarlo.

3.¿El pasista es un médium?

No en el sentido literal. Él no entra en trance, no actúa como intermediario. Cuenta, sin embargo, con la indispensable colaboración de benefactores espirituales que controlan el servicio. Ellos emiten un magnetismo espiritual que, asociándose al magnetismo humano, hace el pase más eficiente.

4.¿El pase se aplica sólo a los problemas del alma?

Atiende a todos nuestros males, tanto físicos como psíquicos. Cuando la persona no consigue tratar con determinadas situaciones, poniéndose tensa y nerviosa, sufre lo que llamaríamos “hemorragia magnética”. Pierde vitalidad, haciéndose frágil. Se vuelve, entonces, vulnerable a influencias espirituales deletéreas. Revitalizándola, el pase la ayuda a superarlos.

5.¿Cuál es la condición básica para que el paciente se beneficie?

La fe. Eso está bien claro en las lecciones de Jesús. Él acostumbraba a dispensar a los beneficiarios de sus curas diciéndoles: Tú fe te salvó. El Maestro no premiaba la fe. Apenas demostraba que sin ella es difícil establecer la indispensable sintonía con el pasista.

6.¿Cuál debe ser la postura del paciente, en el momento del pase?

Orar con fervor, pidiendo la protección divina. Más allá de la oración y de la fe, hay otro factor importante: el merecimiento. Como enseñaba Jesús, “a cada uno según sus obras”. Si los sentimientos que cultivamos en aquel momento son importantes, fundamentalmente es el Bien que hagamos siempre.

7.¿El pase corta la “hemorragia magnética”?

Si el paciente tiene una anemia, derivada de pequeñas hemorragia internas, la transfusión de sangre será un mero paliativo. Es preciso atacar ese problema, con medicamentos o cirugía. Algo semejante ocurre con la falta de vitalidad magnética. Las causas deben ser eliminadas. En caso contrario, el tratamiento no tendrá efecto duradero.

8 ¿Cómo enfrentarse con eso, teniendo en cuenta los problemas y contrariedades del día a día?

Nuestros males no derivan de esos sinsabores, inherentes a la existencia humana. El origen está en la manera como tratamos con ellos. Si cultivamos la comprensión, la tolerancia, la paciencia, la caridad y los demás valores insistentemente predicados y ejemplificados por Jesús, evitaremos desequilibrios verbales y mentales que favorecen los desajustes que nos perturban.

Richard Simonetti

Extraído del libro “Mediúmnidad, todo lo que usted necesita saber”

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.