Menos y más

Cuanto menos trabajo, más pereza.

Cuanto menos esfuerzo, más estancado.

Cuanto menos derecho, más inseguridad.

Cuanto menos servicio, más penuria.

Cuanta menos fe, más desconfianza.

Cuanta menos caridad, más aspereza.

Cuanto menos entendimiento, más perturbación.

Cuanta menos bondad, más intolerancia.

Cuanta menos diligencia, más necesidad.

Cuanta menos simpatía, más obstáculos.

Cuanto más hagas por los otros, más recibirás del prójimo en tu beneficio.

Cuanto más ayudes, más serás ayudado.

Cuanto más aprendas, más sabrás.

Cuanto más te apliques al bien, más el bien te glorificará el camino.

Cuanto más te consagres al propio deber, más respeto y más nobleza te coronarán.

Cuanto más te dediques al plantío de la fe por la comprensión de nuestra insignificancia, al frente del Señor, más la fe brillará en tu frente.

Cuanto más sacrificio puedas soportar, más alta te será la propia sublimación.

Cuanto más te humilles, buscando la posición del fiel servidor de la Divina Bondad, más engrandecido te harás delante de la Ley.

Cuantos más soportes las faltas ajenas, usando la paciencia y la afabilidad, más amor conquistarás en aquellos que te observan y siguen.

Cuanto más sepas perder en las ilusiones de la Tierra, rindiendo culto diario a la recta consciencia, más ganarás en la Inmortalidad Victoriosa.

Recordemos la enseñanza del Cristo “al que más tenga más le será acrecentado”.

Y, aumentando nuestra buena voluntad en el trabajo que el señor nos concede para las horas de cada día, estemos convencidos de que más seguramente avanzaremos en el rumbo de nuestra propia liberación.

Emmanuel

Médium Francisco Cândido Xavier
Del libro Bendiciones de amor
Espíritus Diversos
Traducido R Bertolinni

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.