Trabajemos en el bien

Estoy en una cárcel,
y no la pueda abandonar,
esa cárcel está en mi mente,
y no me pueda liberar.

Pido a Dios cada día,
que la quiero abandonar,
pero esos pensamientos,
me atormentan cada vez más.

Por eso conocí el espiritismo,
una filosofía sin igual,
me enseña a Creer en el Cristo,
y en un Padre celestial.

Kardec es el codificador,
y sin duda su obra es genial,
por eso quiero estudiarla,
y poderme liberar.

Pues tengo todo lo necesario,
solo falta voluntad,
y quiero conseguirlo,
sin más y con humildad.

Gracias Dios mío,
por guiarme a mejorar,
porque quiero librarme,
de esa cárcel infernal.

Solo pondré de mi parte,
y esforzarme sin más,
para que así nunca rendirme,
y siempre mejorar.

Así que haz tú lo mismo,
no lo vuelvas a dudar,
el espiritismo Kardecista,
es sin duda libertad.

Una libertad llena de luz,
y llena de amor,
donde nuestro guía es Jesús,
y nuestro Padre es Dios.

Comencemos nuestra transformación,
y trabajemos en mejorar,
para este día,
no dudemos y ¡trabajar!

Espíritu Rafael.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.