El perdón

El perdón real es siempre acompañado por el olvido del mal recibido.

Si perdonas, y sin embargo te refieres al acontecimiento, estás vitalizando el error.

Trabaja la inferioridad personal que se fija en el recuerdo del sufrimiento experimentado y agradece la oportunidad de perdonar.

¿Cómo evolucionar, sin las evaluaciones de perfeccionamiento moral?

El Perdón, que ahora concedes, será tu padrino mañana cuando necesites de la benevolencia y de la disculpa de otra persona.

Perdonar es siempre mejor para quien lo hace.

Actúa siempre así y vivirás en Paz.

Libro: Vida feliz
Espíritu: Joanna de Ângelis
Médium: Divaldo Pereira Franco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba