Deber Espirita

Con mucha propiedad afirmó Allan Kardec que los Espíritus elevados se unen con preferencia a los que buscan instruirse.Y quien busca instruirse elige el camino del máximo esfuerzo.

Toda escuela de educación es instituto de disciplina. Sin embargo, aquí y allá, aparecen alumnos viciados en recreo y pereza, soborno y cola. Estos, sin embargo, pueden obtener las más brillantes situaciones en el juego de las apariencias, pero nunca el respeto y la confianza de los profesores dignos del título que conquistaron.

En la Doctrina Espirita, escuela maternal de nuestras almas, hace más de un siglo surgen aprendices de todas las condiciones. A los que pedían fenómenos para cimentar la convicción, fue concedida por los instructores de la Humanidad la más alta copia de francas demostraciones de la supervivencia.

Las investigaciones rigurosamente científicas de William Crookes y las respuestas positivas del Plano Espiritual valieron como irrefutable testimonio de la verdad a beneficio de todo el orbe,y, porque los discípulos de la Nueva Revelación se esparciesen por todas partes, las experiencias habían sido examinadas y son, hasta hoy, reexaminadas bajo variada nomenclatura en todas las direcciones.

Los trabajadores de la enseñanza espírita,por ello, no pueden olvidar la obligación de preservar al caballero de todas las envestidas de los alumnos ociosos, que nada buscan sino divertirse y polemizar. Los vemos en todos los lugares, siempre dispuestos a peinar las ocurrencias y exponer en público las caspas recogidas, para el espectáculo delas discusiones sin provecho.

Resguardemos el mensaje edificante del Espiritismo contra aquellos que toman el fruto de la lección, perdiendo tiempo en repetidas e inútiles indagaciones sobre la apariencia, con deliberado abandono de la sustancia. Hace dos milenios se agita la opinión de la Tierra alrededor de Cristo, organizándose en su nombre guerras y conspiraciones, disputas y controversias,dietas y consejos, interpretaciones y persecuciones, pero lo que permanece firme a través del tiempo es la palabra del Evangelio.

Ármense los cazadores de fenómenos como deseen, y detengan, como pudieren, los elementos que la vida dirige a la necesaria renovación. Todo fenómeno edifica si es recibido para enriquecer el campo de la esencia. En cuanto a nosotros, sin embargo, seamos fieles a la instrucción desmaterializando el espíritu cuanto sea posible, para que el Espíritu se conozca y se disponga a brillar.

Dictado por el espíritu Emmanuel
Médium Francisco Cândido Xavier

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.