Creer en vano

“Por lo cual también sois salvos si lo retuviereis tal como os lo tengo anunciado, sino es que creísteis en vano.” – Pablo. (1 Corintios, 15:2.)

Como acontece a muchas flores que no llegan a fructificar en la estación adecuada, existen innumerables almas, en los servicios de la creencia, que no alcanzan en largos períodos de lucha terrestre la iluminación de sí mismas, por haber creído en vano en las veredas de la vida.

Pablo de Tarso fue muy explícito cuando aseveró a los Corintios que ellos serían salvos si retuviesen el Evangelio. La revelación de Jesús es campo extenso donde hay lugar para todos los hombres, refiriéndonos a los diversos servicios. Muchos llegan a la obra, sin embargo, no pasan más allá de la letra, cooperando en las organizaciones puramente intelectuales; unos improvisan sistemas teológicos, otros contribuyen en la estadística y otros aun se preocupan con la localización histórica del Señor.

Es imperioso reconocer que toda tarea digna revístese de utilidad a su tiempo, de conformidad con los sentimientos del colaborador, con todo, en lo que se ajusta con la vida eterna que el

Cristianismo nos desdobla a la mirada, es imprescindible retengamos en nosotros la enseñanza del Maestro, con vistas a la necesaria aplicación.

Cada aprendiz ha de ser una página viva del libro que Jesús está escribiendo con el material evolutivo de la Tierra. El discípulo grabará el Evangelio en su propia existencia o entonces se preparará a recomenzar el aprendizaje, por cuanto, sin fijar en sí mismo la luz de la lección, en balde habrá creído.

Espíritu Emmanuel

Médium Francisco Cândido Xavier
Extraído del libro “Pan nuestro”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba