La muerte no existe

Queridos hermanos: La muerte nunca debiera ser una sorpresa para ningún habitante de la Tierra, ni para los que la abandonan ni para aquellos que se quedan en ella, si se tuviera un conocimiento cierto, de que la muerte no existe y de que simplemente es un cambio de lugar para el espíritu. Este abandona su cuerpo inerte porque ha terminado la presente etapa y debe reingresar al plano espiritual.

Si se supiera que la vida continua siempre, que las existencias en este planeta o en otros, no son más que etapas que el espíritu tiene que recorrer en el camino de su evolución, para crecer y engrandecerse, si se conociera todo esto hermanos, cuán distinto sería dar este paso, tanto para los que se van como por los que se quedan.

Si los seres que permanecen en la Tierra comprendiesen la verdad de esta situación, sabrían que es sólo una separación momentánea, que sus seres queridos, pueden casi al mismo tiempo, estar a su lado dándoles amor, ánimos y consuelo; eso sí hermanos, siempre y cuando que el espíritu desencarnado, supiera cuál es su actual situación, con el fin de no tener que pasar un indeterminado tiempo sufriendo en la oscuridad, sin saber a donde dirigirse. Para que la muerte dejara de ser tan traumática, la certeza en la inmortalidad del alma debiera ser patrimonio de todos; esta es la asignatura más importante, que la mayoría de la humanidad tiene pendiente.

Todos deberíais conocer esta verdad, para poder aceptar la muerte con serenidad, con alegría incluso, de no ser así, hermanos, ved cuantas lágrimas inútiles, derraman los seres que siguen en la Tierra. Y digo inútiles, porque lloran realmente la muerte ya que creen que ella es el fin. Si supieran que no es más que el principio, un paso, una variante necesaria para pasar del plano físico al plano espiritual, buena parte de estas lágrimas no se derramarían. Por eso es tan importante que unos y otros pudieran comprender esa gran verdad: que la muerte no existe, que sólo hay vida, vida eterna e infinita, una vida que no acaba, en la que todos, lentamente, debemos aprender una única lección: amar. Cuando se ama, hermanos, lo demás ya se tiene, sale de por sí. Cuando se ama se es generoso, amable, se apoya al débil, se ayuda al enfermo; sólo es preciso que sepamos amar, y cuando somos capaces de dar amor, tenemos ya todo.

La Tierra es un lugar de sufrimiento porque el espíritu viene para pulirse y evolucionar, si hay algo que verdaderamente hace daño a las personas, es precisamente, creer que se muere. Hermanos, yo os invito a que pregonéis, donde sea y cómo sea, que en el Universo sólo hay VIDA.

Hasta siempre. Igualada, 05 04 1997

Maria Dolors Figueras
Extraído del libro “Pinceladas espirituales”

1 comentario en “La muerte no existe”

  1. Me encato este articulo, Gracias por compartir tan importante mensaje! Sin duda que pensar asi cambiaria totalmente la manera en como las personas enfrentan su vida y esperan su muerte. Seria tan importante que creyeran en esto, y asi tal vez tendriamos un mundo mas pacifico, sin tanto dolor innecesario y tanta accion alejada del Amor.
    Ojala´ cada vez mas se escuche esta voz.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.