Lo que son los ángeles

¡Injusticia en el Hacedor Supremo!.

Esto encuentra siempre el alma que estudia y profundiza sobre las afirmaciones dogmáticas del catolicismo. Detengamos hoy nuestro pensamiento en uno de los puntos más flacos, más erróneos de su Génesis, o sea, sobre la Creación Angélica. Meditemos y comparemos. El Dios católico, crea, porque sí, (siempre porque sí) desde el principio, a unos seres revestidos por Él, al crearlos, de una luz deslumbradora, de una pureza inmaculada, destinados a gozar eternamente del mayor de los bienes, o sea, de su presencia, sin haber hecho nada para merecer tan grandioso premio: Estos son los ángeles. Y va creando las pobres almas humanas destinadas a gozar también de su presencia, si sortean los mil y mil peligros de su accidentada vida terrestre, sin dejar manchada su vestidura espiritual al pasar por la Tierra, yendo, sin misericordia ni remisión, para el Infierno eterno, en la mayoría de los casos. Esto enseña el catolicismo; y ahora la razón humana dice: ¿Es que no son criaturas de Dios, iguales ante su amor, los ángeles y las almas humanas? ¿Es que son menos hijas suyas estas últimas que las primeras? Si se confirma que no son iguales, hay que reconocer un lado débil en el Ser Supremo, pues ha creado seres privilegiados, para un goce perpetuo y seres destinados a todos los sufrimientos de la Tierra, y la mayor parte de ellos, después de la vida terrestre, a tormentos eternos y crueles en el infierno. Con esta afirmación, se confiesa que existe el privilegio en la Creación: Dios no ha sido ni Justo, ni Bueno, ni Paternal, al crearnos desiguales.

Si se afirma que son iguales ante Dios los ángeles y las almas de los hombres, acude precisamente otra pregunta contundente y lógica, al raciocinio: Entonces, ¿Por qué tal diferencia de destino entre seres iguales? ¿Por qué gozan unos eternamente, sin haberlo merecido, siendo así que las pobres almas humanas tienen que conquistar ese goce en las luchas y en los combates de la vida, en la travesía de ese proceloso mar que es la existencia terrestre, exponiéndose muchas de ellas a caer en el infierno eterno, al tratar de alcanzar el Cielo?. En un caso como en el otro, tanto si se afirma la igualdad entre los seres creados, como si se les supone desiguales, desmerece en gran manera, a los ojos del hombre que estudia y raciocina, la infinitud de Justicia y de Bondad de los atributos divinos.

Efectivamente, con la doctrina católica, siempre resulta Dios más pequeño que ciertos seres humanos que profesan a todos sus hijos igual cariño y les hacen partícipes, sin distinción alguna, de todos los bienes de que disponen, procurando, dentro de su pequeñez, la mayor igualdad para todos ellos. El dogma católico siempre tiende a achicar la concepción de Dios en las almas pensadoras, presentando para su aceptación, como verdades reveladas, creencias absurdas e inaceptables para la razón, puesto que demuestran haber en Dios notoria injusticia y limitación de bondad.

La creación angélica es uno de los puntos flaquísimos del catolicismo; un niño algo instruido, comprende enseguida esa debilidad y puede demostrarla. Por eso mismo, no queremos hacer más hincapié acerca de lo erróneo, de lo destructora que es dicha afirmación de su Génesis. Este trabajo tiene un objeto más alto: Es el de comparar. ¿Qué dice la ciencia espirita respecto al particular? Dice que no existe la creación angélica como la presenta el catolicismo. Dice que, como Padre Universal amorosísimo de todos los seres, Dios no ha creado ni la desigualdad de esencia, ni la desigualdad de destino, entre sus criaturas, o sea, entre sus hijos, puesto que todas las almas, es decir todas las chispas espirituales desprendidas de su Foco Potencial, desde la eternidad más remota, han sido dotadas todas, absolutamente todas, de iguales facultades para alcanzar el fin para que fueron creadas.

Ninguna ha sido mejorada en el reparto paterno, no existiendo por tanto el privilegio en la Creación. Todas han recibido las facultades de pensar, sentir y querer. Su destino es el mismo: Desarrollar indefinidamente esas facultades en sentido progresivo, con tendencia constante a mayor espiritualización de su ser, es decir, a llegar al estado de Espíritu puro, o sea, al estado angélico, digámoslo así. Luego, ¿Existe ese estado en la creación?. Sí, existe el estado Angélico. Pero a él no llega ningún ser por privilegio ni por sorpresa. Todos, absolutamente todos los grados de pureza, que son necesarios para elevarse hasta allí, han de ser conquistados por todos los seres, sin distinción ni privilegio alguno, a costa de los propios esfuerzos de cada uno. El estado de pureza espiritual y de goce inherente a esa pureza, no son un regalo de Dios, hecho porque sí, a algunos de sus hijos, sino que es el premio que aguarda a todos los seres que han luchado, batallado y vencido.

Los ángeles, los espíritus puros, son almas que han pasado, como las nuestras, por la dolorosa peregrinación de las encarnaciones terrestres; son las almas humanas, purificadas y elevadas por el sufrimiento, por el martirio, por el sacrificio. Con esta explicación racional y lógica, queda enteramente satisfecha la razón humana. Ningún ser resulta privilegiado en la creación; todos son de igual esencia y creados para un mismo destino, para un mismo fin: La felicidad Universal, como resultado, como premio de los esfuerzos hechos por todos para conquistar la pureza y la elevación que necesitan alcanzar para gozar de ese estado superior. Como siempre, en este caso, la ciencia espirita respira lógica, justicia, igualdad. Restituye al Ser Supremo, lo suyo, lo que en Él es inalterable, la infinitud de sus atributos de Justicia y de Bondad, que el catolicismo deja al descubierto en la mayoría de sus dogmas y de los puntos de su doctrina.

Para el espiritista que sabe que esto es la verdad, Dios es el Padre Amoroso y Justo que ha tratado con la misma ternura a todos sus hijos. Igual punto de partida ha sido el de todos los seres; idéntico destino el suyo; un mismo porvenir les aguarda; iguales medios tienen para conquistarlo; no existiendo, por lo tanto, ni el capricho, ni la casualidad, ni el privilegio en la obra del Excelso Creador. Es más; sabe también el que bebe en la pura fuente del Espiritismo, que, no solamente no es posible el capricho en el Universo, sino que tanto lo físico como lo moral, la materia como el Espíritu, todo en él está regido por leyes matemáticas, admirables y precisas, sabias, justas y previsoras, como el Adorable Legislador que las ha dictado. Sabe que el Espíritu vive, se mueve, cae, se levanta, anda, progresa, se purifica y se eleva, impulsado por esas mismas leyes y dirigido por una de ellas, la del Progreso indefinido, que es la que rige su continua ascensión a través del infinito. Como consecuencia natural de su creencia, el espiritista venera y bendice al Padre Universal, que lo ha creado para tan grandioso fin y procura, dentro de la pequeñez de sus medios, adelantar en todo lo posible y hacer progresar a los seres que le rodean; pues en todos, y absolutamente todos, aún en los que se titulan sus enemigos, ve a sus hermanos muy queridos, hijos, como él, de su Amorosísimo Padre Celeste, y trata de procurar, para ellos como para él, la mayor suma posible de bienes.

Amalia Domingo Soler
Extraído del libro “La luz que nos guía”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba