¿Qué pasa en mi mente?

Meditación

Algo en mi pasa desconocido;
mi ayer perdido quiero olvidar;
y nunca vida, nueva impresión,
siento que se agita mi corazón.
Seres amigos, a quien yo amaba,
que los miraba con gran placer,
hoy los contemplo sin emoción,
y nada dicen a mi razón.
Sobre mi vida de desconsuelo
se extiende un velo;
y el porvenir ya no me inquieta.
¡Que transición!.
¡Que inexplicable transformación!.
¿Cuál es la causa?. No la adivino.
En mi camino nada encontré
que pueda darme la solución,
de mi serena contemplación.
Mas todo efecto de algo proviene,
principio tiene no hay que dudar;
¿siento consuelo en mi aflicción?.
Alguien mi inspira resignación.
Pero yo miro y a nadie veo
y en mi deseo y ardiente afán,
siento en mi mente la confusión
de misteriosa fascinación.
Y veo en las sombras de las altas montañas
sombras extrañas, llenas de luz,
que en coro elevan dulce canción
y hay en sus voces tal vibración…
Tal consonancia, tal melodía;
una armonía tan celestial,
que al escucharla, santa emoción,
ha despertado mi corazón.
¿Estoy despierta?.
¿Estoy soñando o delirando?.
Yo no lo se; siendo el efecto de una atracción;
alguien me llama a otra región.
Miro la tierra, pero no encuentro
que este sea el centro de mi existir.
Quiero alejarme de esta mansión
pues va mas lejos mi aspiración.
No; no es la tierra en donde el alma placida
calma puede encontrar;
que aquí domina torpe ambición
y de los vicios la corrupción.
En otros mundos y en otras esferas,
y otras lumbreras de eterna luz,
donde los seres sin distinción
los una siempre noble afección…
Es donde el alma pueda hallar vida,
¡patria querida que en sueño vi!.
Tan solo anhelo tu posición;
tierra bendita de promisión.
Por eso el mundo con sus dolores
y sin sabores, pasa ante mi…
sin producirme mas impresión
que en la que causa vaga visión.
Vivo en el mundo,
pero mi mente constantemente va más allá,
buscando el sello de perfección
que hay en la tierra de promisión.

Amalia Domingo Soler
Extraído del libro “Ramos de violeta”

Esta preciosísima poesía, tiene el doble mérito de haber sido escrita por su autora antes de conocer el espiritismo. (N. del E.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba