De la crisis a la autorrealización: una jornada de la vida

La consciencia de ser un Espíritu inmortal promueve un gran desafío al ser humano. Tiene él que ir en busca del sentido y significado de su existencia más allá de encontrar su Designación Personal. Como aún se ocupa de su sobrevivencia física, teniendo que aprender a lidiar mejor con su prójimo a fin de conocerle, destina poquísimo tiempo para la búsqueda mayor, que lo llevaría, de hecho, al entendimiento al respecto de Dios.

Vive de crisis en crisis, no obstante, en la realidad, sin entender que su gran crisis tiene como principal tema la explicación de quien es y por qué existe. Su jornada ha sido realizada para conquistar su estabilidad económico-financiera en el mundo, despreciando, muchas veces, experiencias espirituales que le serían importantes y que darían respuestas significativas para sus principales interrogantes. Confundiendo éxito con autorrealización, se ocupa más con actividades superfluas, en que su vanidad y su egoísmo sobresalen, que con las ricas experiencias de contacto con su propio mundo íntimo, en el que puede encontrar su esencia divina. Piensa en la felicidad, pero no sabe de hecho como alcanzarla, viviendo una vida externa sin sentido y sin norte espiritual.

Gracias a la Misericordia Divina, que le reserva siempre algo de mejor en su jornada ascensional, sus crisis lo llevarán de nuevo, al sorprendente y al maravilloso encuentro consigo mismo y, consecuentemente, con el Creador. En su jornada, deberá contar con auxilios diversos, tanto como será instado a ofrecer ayuda a todos aquellos que se encuentre en su camino, a fin de que la solidaridad lo enseñe a conocer el amor, razón última de la existencia humana. Cuanto más se conciencie de su inmortalidad, integrando todo cuanto se diga al respecto de la condición de Espíritu, más avanzará y experimentará nuevas, increíbles y complejas dimensiones de realidad. Por lo tanto, en las crisis, debe aprovechar para renovarse, transformarse y acordarse de su condición divina, sin la cual permanecerá preso a las lamentaciones, victimizándose. Debe siempre recordar su luminosidad y su destino espiritual, cuya grandeza lo coloca como legítimo representante de Dios.

Adenáuer Novaes

Psicólogo Clínico

“Las modernas constataciones de la Psicosomática vienen a demostrar que los sucesos patológicos, en las áreas psíquica y emocional, fácilmente se transfieren para la orgánica, buscando campo para la instalación de dolencias de génesis variada. Perturbado el equilibrio energético de sustentación de las células, los factores inmunológicos, bajo bombardeo de descargas mentales destructivas, se alteran, facultando la instalación y desarrollo de los agentes mortíferos, que producen la degeneración del organismo. En razón de eso, se torna imprescindible el establecimiento de una era de nueva consciencia de la responsabilidad, a fin de que, lúcido y equilibrado, el individuo defina los paradigmas de una adquisición del valioso patrimonio de la salud.

Jesús, en todo el Evangelio, exalta la armonía moral y emocional de la criatura delante de la Vida… Psicoterapeuta poco común, propone el autoexamen en forma de receta para la adquisición de la paz, como resultado de las propuestas del amor a Dios por encima de todas las cosas y al prójimo como a sí mismo. Modernamente, diversas ciencias son acordes con esos programas (…) invitando al autoencuentro, a la liberación del amontonado mental y moral, del yo espiritual eterno, en su inevitable proceso de crecimiento.”

Joanna de Ángelis
Libro: Momentos de Salud
Revista «Periódico de Estudios Psicológicos»

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.