La disciplina es acción

No debemos dejar que el problema que nos aflige, nos llene, tomando todos los momentos de nuestra existencia. Pues si tal acontece, estaremos perdiendo nuestro propio dominio como persona, como ser racional, debilitándonos mental, emotiva, física y, lo más grave, espiritualmente.

El más poderoso factor para la resolución de cualquier problema es tener certeza de la existencia de Dios, de la inmortalidad del espíritu, saber bien como discernir lo cierto de lo errado, no entregándose a la ira, los deseos de venganza, la ingratitud, la envidia, los celos.

Debemos recordar siempre, tomando conciencia, de que la depresión es fruto de nuestros actos, que si rellenamos nuestro tiempo con funciones, con trabajo constructivo, ella prácticamente dejara de existir.

Nuestra actitud mental es la forma más poderosa que modela nuestras acciones, por tanto es la responsable por la alegría, por la felicidad o infelicidad que sentimos.

Disciplinando la mente, confiando en Dios, amando al prójimo, trabajando para el bien, estaremos equilibrados, establecidos en el mundo en que vivimos. Disciplina es el ejercicio de la voluntad. La felicidad es el producto de nuestras acciones.

Espíritu Leocádio José Correia

Médium Maury Rodrigues da Cruz
Extraído del libro «No cenário da vida»

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.