Frustraciones

Normalmente no nos gusta cuando algo “sale mal” y nuestros deseos y objetivos no alcanzan lo deseado. Mientras tanto, lidiar con las frustraciones es algo importante y necesario para la conquista de la madurez psicológica, y como habla el Psiquiatra Junguiano Carlos Byington: “ego maduro es aquel capaz de elaborar las propias frustraciones.”

No podemos olvidar que la percepción del ego es, muchas veces, superficial, y aquello que juzgamos necesario es capricho de nuestro ego infantilizado, que cree que todas sus voluntades deben ser satisfechas.

Frustrar el ego surge como respuesta de la vida para mostrar que estamos en un camino equivocado. En el aprendizaje para lidiar con las frustraciones, debemos hacer la distinción entre deseo y necesidad.

Tenemos necesidad de lo que es indispensable al cuerpo, al alma, a la vida como un todo. Ya que los deseos provienen muchas veces de la carencia e ilusión de los sentidos, no se torna necesario negarlos, pero es un aprendizaje importante saber conducirlos, para que no se vuelvan destructivos.

El propio Maslow, autor de la famosa Pirámide de las Necesidades, estableció que lo más importante para el individuo no sería satisfacer deseos y caprichos, sino buscar transformarse en una persona “autorrealizadora”, entendiéndose como aquella que percibe los deseos del alma y aprende a lidiar con todas las frustraciones que la vida coloca en el camino, pues como nos enseñó el Maestro: “¿De qué valdrá ganar el mundo y perder el alma?”.

Iris Sinoti Terapeuta Junguiano
Extraído del “Periódico de Estudios Psicológicos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba