Estudio Evangelio en el Hogar

En la expresiva república del hogar, conde se producen las experiencias de sublimación, establece el estatuto del Evangelio de Jesús como directriz de seguridad y legislación de sabiduría, a fin de equilibrar y conducir con rectitud a los que ahí habitan en clima familiar.

Semanalmente, en régimen de puntualidad y regularidad, abre las páginas fulgurantes donde están insculpidos los “dichos del Señor” y estudia con tu grupo doméstico las siempre actuales lecciones que convidan a maduras ponderaciones, de inmediata utilidad.

Absorberás inusitado vigor que te fortalecerá del interior para el exterior, llevándote a la alegría.

Compartirás, en el examen de las cuestiones siempre nuevas en la pauta de los estudios, de los problemas que inquietan a los hijos y demás miembros del clan, encontrando, por la inspiración que fluirá abundante, soluciones oportunas y simples para las complejas dificultades, debatiendo con franqueza y honestidad las limitaciones y los impedimentos, que no es raro generan roces, estimulando animosidad en el concierto de reparación en la intimidad doméstica.

Penetrarás elucidaciones antes no alcanzadas, robusteciendo el espíritu para las coyunturas difíciles en que transitarás inevitablemente.

Te permitirás diálogos agradables bajo la diamantina claridad de la fe y la balsámica medicación de la paz, estableciendo vigoroso vínculo de armonía anímica y fraternal entre los participantes de ágape espiritual.

Dramas que surgen en la familia; incomprensiones que se agravan; urdiduras traicioneras; personas en rampa de peligro inminente; enfermedades en fijación; cerco obsesivo que oprime; sospechas en extensión perniciosa; angustias en crisis a camino del suicidio; inquietudes de variada orden en escenas de agresividad o locura reciben en el culto evangélico del hogar, el indispensable antídoto con las consecuentes reservas de esclarecimiento y coraje para disolver equívocos, finalizar perturbaciones, predisponer a la paz y ayudar en los embates todos cuantos aspiren a la renovación, entusiasmo y libertad.
Donde se enciende una lámpara, se coloca un impedimento a la sombra y a la desfachatez…

En el lugar en que el orden elabora un esquema de productividad, escasea la incuria y se debilita la extravagancia.

La invitación del Evangelio, por tanto, lámpara sublime y ley dignificante, tiene carácter primero. De la misma forma que la azada activa necesita de brazos diligentes y la tierra bendecida espera trabajo de protección y cultivo, labranza del bien entre los hombres exige trabajo continuo y operarios especializados.

Comienza, de ese modo, en la familia, tu obra de extensión a la fraternidad general. Inconsecuente reclutar esfuerzos de salvación externa y fallar en la intimidad doméstica, aplazando compromisos.

Haz lo indispensable, de tu parte, sin embargo, si los tuyos se negaran compartir el ministerio a que te propones, a solas, reservadamente en la limitación de tu cuarto, instala la primera lámpara de estudio evangélico e insiste…

Si, todavía, tus hijos estuvieran, aun, bajo tu tutela, no creas en la validez del concepto de dejarlos ir, sin religión, sin Dios… como les das protección y pan, medicamento e instrucción, vestuario y dinero, ofréceles igualmente el alimento espiritual, sembrando en el suelo de sus espíritus las estrellas de la fe, que hoy o más tarde se transformarán, en una única fortuna de que dispondrán, ante el inevitable tránsito para el país del más allá del túmulo.

No te descuides.

La noche de la oración en familia, del estudio cristiano en el hogar, es la festiva oportunidad de convivir algunas horas con los Espíritus de la Luz que vendrán a ayudarte en las pruebas Purificadoras, en nombre de aquel que es el Benefactor vigilante y Amigo de todos nosotros.

Joanna de Ângelis

Médium Divaldo Franco
Extraído del libro “S.O.S Familia”
Traducido por R Bertolinni.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba