Las corrientes de la vida

No nos olvidemos de que el cuerpo en la tierra es el filtro vivo de nuestra alma.

Nuestros pensamientos se expresarán según sentimos, tanto como nuestros actos serán exteriorizados conforme pensamos.

Todos los procesos emocionales de nuestro corazón alcanzan el cerebro, de donde se irradian para el campo de las manifestaciones y de las formas.

Sensaciones y actitudes más íntimas se muestran, invariablemente, en nuestra vida de relación.

La gula produce la deformidad física.

El orgullo establece la neurastenia sistemática.

La vanidad conduce, rápidamente a la locura.

La cólera da origen a la congestión y a la apoplejía.

Los celos llevan al ridículo.

La maldad encuentra siempre la casa oscura del crimen.

La envidia sitúa al hombre en la pereza y en la maledicencia.

El desanimo alimenta la carcoma de la inutilidad.

La ignorancia hace la miseria.

La tristeza prolongada deja en el alma la termita de las molestias indefinibles.

El vicio genera monstruosidades.

Los hábitos deplorables traen la antipatía en torno de cuantos a ellos se unan.

Emmanuel

Del libro “Paz y liberación”
Médium Francisco Cándido Xavier.
Traducido por R Bertolinni

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba