Vida y triunfo

¿Quién dijo, corazón, que la prueba te encadena?
¿Qué no tienes condiciones para hacer el bien?
Mira la tierra en que estás, maravillosa y buena,
¡sustentando y bruñendo la fuerza que la mantiene!…

El árbol entrega al viento las propias hojas muertas,
el rio lanza al mar los detritos del mundo.
Muchas veces, la flor con que te reconfortas
viene de semilla al aire, en el pantano profundo…

Vierte el oro a los filones ocultos en la piedra.
El brillante más puro fue carbón.
Bajo el tractor, la gleba es un cántico del trabajo,
acogiendo, humilde, la luz de la evolución.

No te digas inútil, ni te atormentes
en asuntos hostiles de irritación y tristeza;
sigue, dejando a lo lejos amarguras y males,
¡El camino es un festival de esplendor y belleza!…

Nada se pierde. El dolor es la cuna de la alegría,
el hielo únicamente es ausencia de calor,
todo lo que huye de la ley, de nuevo, se inicia,
toda la vida se rehace en las gradaciones del amor.

¡Ampara, ama, bendice!… ¡Obrando y creyendo, avanza! …
La caridad hermana, ¡el Bien construye la paz! …
Dios te envía al camino las alas de la esperanza,
olvídate a servir, confía y vencerás!…

María Dolores

São Paulo, 3 de octubre de 1984.

Del libro “Paz y liberación”
Médium Francisco Cándido Xavier.
Traducido por R Bertolinni

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba