Milenio segundo

Diez siglos son pasados…
Bizancio, empalidecida,
transfiere esplendor y vida
al poderío de Otón.

Desde el gran Constantino,
el occidente, a los tiempos nuevos,
se hace asamblea de pueblos,
esperando la paz en vano.

Hay quien sueñe con liderazgo
de un nivel superior…
alguien que trajese amor
a la construcción del porvenir;
pero entre los feudos altivos,
irrumpe Enrique Segundo;
que grita, a la faz del mundo:
“Conquistar o destruir…”

El milenio comenzaba,
habiendo Guerra por destino…
Crescencio, Arnoldo y Arduino
son ínclitos europeos;
traman odios y batallas,
mueren, no obstante, olvidados,
hoy, héroes de tiempos idos
en la pátina de los museos.

Pedro, el Eremita, aparece…
se inician las cruzadas,
en las cortes y en las Estradas,
al grito de “Dios lo quiere…”
viajan para la matanza
Federico, Godofredo…
todo el Occidente sin miedo
cede las vidas que tiene.

Después Francisco de Asís,
se destaca el Renacimiento;
brilla el prodigio de la Imprenta,
el arte es brillo y elevación.

América es un Mundo Nuevo;
pero, entre el oro y los acuerdos
hay millones de hombres esclavos,
¡Rogando liberación!…

Clamando por el Derecho
que la tiranía extermina,
en el cepo de la guillotina,
pide Francia nuevas leyes;
Entretanto, Bonaparte,
águila de la fuerza y del mando,
pasa, en la Tierra, formando
tronos otros y otros reyes.

Nuevos tiempos, nuevas armas…
naciones alteran límites,
hay siniestro apetites,
en la tierra, en el mar, en el aire…
la vida suplica a los hombres,
“¡Dios existe” … Sois cristianos,
Entrelazad vuestras manos! …”
y los hombres gritan: “¡Luchar! …”

Los grandes conquistadores
pasaron el noble archivo,
uno solo de ellos está vivo,
esparciendo amor y luz! …
Desde el siglo primero,
ese inmortal compañero
es Jesús, siempre Jesús! …

Castro Alves

Centro Espírita União, São Paulo, 05 de octubre de 1983.

Del libro “Paz y liberación”
Médium Francisco Cándido Xavier.
Traducido por R Bertolinni

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.