Coraje amigo

Es verdad que en tus relaciones con Dios:

Pediste el don de la salud y la salud es uno de los mayores tesoros de la vida; rogaste la bendición de la paz y la paz es el cimiento de todo equilibrio; suplicaste el apoyo del afecto y el afecto es un refugio sublime; rogaste la luz de la comprensión y la comprensión es la base de la seguridad; demandaste el privilegio de la libertad y la libertad es la fuerza que te mide el perfeccionamiento; imploraste la protección de la simpatía y la simpatía es el estímulo de la acción; solicitaste el amparo de la cultura de la inteligencia y la cultura es el instrumento que te hace discernir, requeriste el socorro del trabajo y el trabajo es el motor del progreso.

Entretanto, para que obtengas salud y paz, afecto y comprensión, libertad y simpatía, cultura y trabajo, no prescindes de una palanca, de la cual no siempre te recuerdas en las peticiones a la Providencia Divina – la palanca del coraje, el coraje de servir y vivir.

Ruego a nuestras mejores fuerzas, – para que jamás desmorezcamos, delante de las luchas y pruebas que son necesarias para nuestro propio perfeccionamiento, porque aún cuando estemos sitiados, en todas las direcciones, por la dificultad y la desarmonía, débito y sufrimiento, habrá siempre un camino de rehacimiento y liberación que la esperanza nos abre, ante la misericordia de Dios.

Uberaba, 19 de agosto de 1971.

Espiritu Emmanuel
Médium Francisco Cândido Xavier

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba